Qué debes tener en cuenta al comprar una furgoneta eléctrica

Al igual que sucede con los coches, la furgoneta eléctrica está creciendo a un ritmo vertiginoso en los últimos tiempos, y es más que común encontrarlas por nuestras calles. Un éxito por el que las marcas y fabricantes están apostando mucho y muy bien en este tipo de automóviles, especialmente porque se dan como una opción más que interesante como vehículos comerciales. Ahora bien; ¿qué tienes que tener en cuenta antes de comprar una furgoneta eléctrica?

Los fabricantes de vehículos eléctricos son cada vez más numerosos. Algunos complementan su gama con este tipo de motorización, mientras que otros producen exclusivamente vehículos eléctricos. Aquí, de la mejor manera, se ha visto que la furgoneta eléctrica está teniendo un protagonismo valioso para comprar vehículos de este tipo. Sobre todo, para los que son usos comerciales, las cuales incluso han llegado a situarse por encima de los propios utilitarios de los que gozan de una autonomía suficiente para realizar las actividades del día a día.

El éxito de la furgoneta eléctrica

Muchas de las furgonetas usadas en actividades profesionales en nuestro país no superan los 150km al día. Esta es la razón por la que las furgonetas eléctricas son una opción muy recomendable a comprar para autónomos y PYMES, que necesitan un vehículo ligero y económico para realizar sus transportes de corta distancia.

La demanda, y por lo tanto la oferta de furgonetas eléctricas ha crecido de forma llamativa. Esto se debe, principalmente, a que estos pequeños vehículos de carga están diseñados para circular en ciudad (terreno favorito de los motores eléctricos). La autonomía de estos vehículos será más que suficiente para su uso diario, por lo que los kilómetros de autonomía no serán ningún problema para este tipo de vehículos.

En este sentido, son las propias firmas de transporte las que parecen un paso más concienciadas de que un nuevo paradigma llega a su sector. Así lo demuestran los movimientos recientes de Amazon y Amazon España. Y es que, en los últimos meses, la multinacional encargó más de 100.000 furgonetas eléctricas para reparto a nivel global, y con la que esperan rodar sobre las 3.000 en los próximos años en nuestro país. Esto da una pista de hacia dónde quiere avanzar la compañía en la renovación de la flota.

Como mencionaremos a continuación, hay varios puntos que hacen que comprar una furgoneta eléctrica sean más que interesante. Por ejemplo. ques es mucho más económica que llenar un motor de combustión, la reducción de ruidos, menos problemas mecánicos…

Cómo funciona una furgoneta eléctrica

Las furgonetas eléctricas son el siguiente paso al turismo 100% eléctrico conocido hasta ahora. En este caso, se ha extendido la versión 100% eléctrica a un modelo de vehículo más grande que cuenta con una mayor capacidad para transportar mercancías o personas. A su vez, y como ocurre con el resto de coches eléctricos, las furgonetas eléctricas se caracterizan por contar con un motor eléctrico alimentado por baterías de iones de litio. Están propulsadas por energía eléctrica almacenada en baterías.

Ventajas comprar furgoneta eléctrica

Gracias a este funcionamiento 100% eléctrico, no le hace falta contar con ningún motor de combustión para su correcto funcionamiento. De esta forma, se convierte en una alternativa mucho más limpia y respetuosa con el medio ambiente. Ahí llega un aspecto clave a la hora de comprar una furgoneta eléctrica: la autonomía.

Y es que ésta está en función de la capacidad de las baterías. Un caso concreto es la que tiene que ver con la Nissan e-NV200, una de las más favorables. Con ella, los usuarios suelen hacer entre 70 y 90 kms por carretera y ciudad. Su batería de 24kw puede tener una autonomía de 167kms. Nissan explican que con ella el tiempo de recarga es de 9 horas para una carga completa.

¿Qué ventajas tienen?

Diseñada para el transporte de mercancías y destinado para este uso, la furgoneta eléctrica tiene una vida útil muy larga y permite transportar una gran cantidad de mercancías pesadas. Tienen mucho aguante y suelen durar bastante tiempo. Todo ello las convierte en el vehículo de carga perfecto de hoy en día. Pero hay varios otros aspectos que la hacen como un vehículo más que interesante.

Una de ellas tiene que ver con una mejora en la calidad del aire en las ciudades. Es ahí donde se hacen palpables sus ventajas, puesto que algunas ciudades restringen la entrada de vehículos de combustión en sus zonas céntricas. Además, su aparcamiento suele ser gratuito en las zonas de estacionamiento regulado.

  • Cero emisiones. Podrás circular libremente por el centro urbano de las ciudades y seguir con tu trabajo diario con normalidad pese a las restricciones de algunas ciudades.
  • Sin problemas mecánicos. Quizás uno de los puntos más de más interés a la hora de comprar una furgoneta eléctrica. Posee menos componentes mecánicos, lo que se traduce en menos fallos y por ello aumentamos la seguridad en el trabajo.
  • Sin ruidos. Los motores eléctricos de estas furgonetas son mucho más silenciosos que los motores tradicionales.
  • Sin gasolineras. El punto de recarga para furgonetas eléctricas lo puedes instalar en garajes, hogares y en la vía pública. Los que hay que las recargan en la misma sede de la empresa.
  • Ventajas fiscales. Para incentivar la compra de coches eléctricos, furgonetas eléctricas y otros vehículos de nueva generación, se cuentan con ayudas públicas del estado.
  • No pagas el impuesto de circulación. Si se es autónomo, PYME o se disponga de una flota de empresa considerable, habrá que pagar el puesto de circulación por nueva matriculación. No aquí con vehículos que expulsen una cantidad de emisiones contaminantes inferior a 120gr/km, los cuales quedan exentas de pagar este impuesto.

Sus inconvenientes

De la misma forma, estos vehículos modernos cuentan con otros puntos que los pueden hacer, todavía, un tipo de automóvil que se encuentre algo por detrás de las que pueden ser las de combustión. Y no sólo por aspectos como la autonomía, un punto clave, sino por otros como los puntos de recarga o los tiempos de espera hasta que su batería pueda estar completamente cargada o, al menos, lista para usar.

  • Degradación de batería. Según va pasando el tiempo y los kilómetros la batería sufre una pérdida de capacidad, lo que implica tener menos autonomía. De ahí la importancia de tener un buen sistema de refrigeración para la batería y un buen BMS.
  • Mayor consumo en invierno. Al igual que el resto de vehículos electrificados, el motor de una furgoneta eléctrica es mucho más eficiente y no tienen pérdidas de calor como sí ocurre en los de combustión. Sin embargo, también supone tener un gasto energético extra en los vehículos eléctricos para mantener la temperatura óptima de la batería. Con la llegada de las frías temperaturas es recomendable mantener un margen de kWh en tu batería.
  • Escasa infraestructura de carga. Si no se cuenta con puntos de recarga en casa, habrá que hallar puntos en la ciudad. Donde, a pesar de en España van cada vez en mayor aumento, en estos momentos se cuenta aún con una infraestructura escasa.
  • Coste de la batería vs peso. En los días de más trabajo puede suponer un problema importante. Porque para mover una furgoneta eléctrica de medio o gran tamaño se necesita de bastante más energía. Esto se traduce en la necesidad de instalar baterías de gran capacidad y, al mismo tiempo, vehículos más caros.
  • Autonomía. Aunque han sabido crecer progresivamente, todavía una furgoneta convencional recorrerá más distancia que una eléctrica. Es su gran punto negativo a la hora de comprar una furgoneta eléctrica.

¿Nueva o de segunda mano?

Igual que sucede con los vehículos eléctricos, existen varias alternativas a la hora de su adquisición. Tanto, que también podemos hallarlas tanto nuevas como usadas. En el caso de las primeras, bien es cierto que ofrecerán mejores prestaciones, pero serán notablemente más costosas. Si las de segunda mano están en buen estado, pueden ser una solución muy práctica.

No obstante, antes de realizar la compra se debe identificar el tipo de furgoneta concreto que se quiere comprar. Cuando eso ocurra, habrá que mantener las comprobaciones necesarias (tanto por internet como en persona) sobre la historia y el estado de los vehículos. Es la forma más segura de comprobar que no acabará estropeándose al poco de su uso.

Principales marcas y precios

La oferta de este tipo de vehículos va aumentando cada año y lo seguirá haciendo con la llegada de futuras furgonetas eléctricas. Si lo necesitamos para trabajar hay alternativas interesantes desde hace unos años. Bien desde marcas tan consideradas como Renault o Nissan, probablemente las más aupadas, como Peugeot, otra de las más buscadas y que tienen una eficiencia bastante importante.

Las mismas ganado más protagonismo durante los últimos años y, a fecha de 2021, destacan por sus buenas prestaciones y por copar las primeras posiciones en el ranking de ventas. Esto, en gran medida, porque fueron de las marcas pioneras en este campo dentro de Europa.

Peugeot Partner

La furgoneta eléctrica Peugeot Partner es una de las mejores bazas para comprar en este momento. Muy conocidas en mercado, ha visto una notable evolución a lo largo de los años. En el caso de la más moderna, la e-Partner, supone la culminación de una gama de vehículos comerciales totalmente electrificada.

Peugeot e-Partner comprar furgoneta eléctrica

Con su unidad eléctrica de 134 CV y una batería que le otorga 275 km de autonomía, el e-Partner es ideal tanto para particulares como para autónomos. Está disponible en dos longitudes (Standar y Long) y dos carrocerías diferentes: furgón, con capacidad para 3 ocupantes y doble cabina, con espacio para 5 personas. Su precio es de 20.00€ para la primera generación.

Nissan E-NV200

Si el Nissan Leaf es uno de los mejores coches eléctricos que podemos encontrar, la Nissan E-NV200 es una de las mejores opciones en el mercado de las furgonetas eléctricas. En este caso contamos con un motor de unos 109 caballos de potencia que le permiten alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h.

Nissa e NV200

La versión eléctrica de la NV200 es similar a la alternativa diésel, aunque en este caso debemos de tener en cuenta el peso de las baterías que aumenta la cantidad en unos 250 kg. En cuanto a su mecánica, esta es la misma que encontraríamos en la camioneta de serie, aunque sí que tenemos una nueva batería de 40 kWh que permitirá a nuestra camper recorrer hasta 301 kilómetros con una sola carga. Cuenta con una capacidad de carga de unos 770 kg., arrancando sus precios en 33.000 euros.

Renault Kangoo Z.E. 2021

En el caso de Renault, contamos con una Kangoo Z.E. que es propulsada por un motor eléctrico de 135 CV. Este motor ya es usado por otro de los coches eléctricos que podemos encontrar en la gama Renault. Más concretamente por el Renault ZOE, uno de sus vehículos electrificados estrella.

Renault Kangoo ZE

Será posible escoger entre dos baterías de iones de litio. Una básica de 33 kWh que permitirá fijar un precio de salida más asequible y otra superior de 43 kWh que, lógicamente, homologará una autonomía más importante. De la misma manera, dependiendo de la versión, contaremos con dos plazas o cinco, y podremos cargar en todos los casos hasta 650 kg. Tiene un precio de 16.741 euros.

3 Comentarios