Baratos y urbanos: estos son los mejores eléctricos sin carnet

Los coches sin carnet son bien tenidos en cuenta, y en lo que se refiere a los vehículos eléctricos, también. Y es que, más allá de ser dirigidos especialmente a un público muy concreto, el mercado ha sabido ver la tónica de esos peculiares vehículos, también para los que son los conductores más jóvenes (y los que no lo son tanto) que no están en posesión del carnet de conducir. Pero, ¿cómo son este tipo de vehículos? ¿Qué marcas y modelos electrificados podemos encontrarnos en la actualidad?

Sacarse el carnet de conducir es una experiencia. Es un paso más hacia la edad adulta, y para los que son fieles amantes de los coches, de su mecánica, de la conducción… esto lo magnifica todo aún más. Porque son muchos los que ansían la libertad que produce conducir su propio vehículo, pero si no se tienen los 18 años tendrán que esperar como todo el mundo…

Los coches sin carnet se pasan a lo eléctrico

O no. Nos referimos en concreto a los denominados coches sin carnet, los cuales también se dan actualmente con especificaciones de sistemas eléctricos. Por lo general, como decimos, lo normal es esperar hasta los 18 años para sacarte este permiso, el carnet tipo B, pero la Dirección General de Tráfico te permite estrenarte antes de esa edad.

A partir de los 16 años en España ya es posible obtener una licencia de conducción, aunque este carnet solo te permite poder circular con vehículos inferiores a los 50 cc de cilindrada. Dentro de esa categoría se encuentran los denominados coches sin carnet, una modalidad bien aventurada y bien dirigida en los últimos tiempos. De hecho, ya no es tan extraño ver por nuestras calles a este tipo de vehículos tan personales.

Pero, ¿qué hay de los de nueva generación? ¿Tenemos coches eléctricos sin carnet? ¿Están permitidos? La respuesta a todas estas preguntas es sí, es más; gracias al buen posicionamiento de la movilidad sostenible y ecológica, ya es fácil descubrir cómo esta serie de coches sin carnet también equipan motores eléctricos y baterías, dejando a un lado los de combustión de toda la vida. De todas formas, también es verdad que no todos son iguales, ni para el público ni entre sí.

De qué tratan

Hacia ello, lo que vemos es que la expansión de los vehículos electrificados está copando todos los aspectos del mundo de la automoción. De ahí que todos los grandes fabricantes, ya sean europeos o no, estén presentando novedades en clave eléctrica, y la mayor parte poniendo fechas encima de la mesa para su completa electrificación.

Por supuesto, no faltan los concept cars, pero en muchos casos son automóviles de serie. Coches que, en pocos meses, ya estarán en los concesionarios. Y es que no hay otra opción de futuro para el automóvil que no sea la movilidad eléctrica. Y para los vehículos que se conducen ‘sin carnet’ (aunque con matices), también.

Cómo son coches eléctricos sin carnet

Estos, en su lugar, se tratan de vehículos como alternativa de movilidad para la gente que, o bien aún no pueda acceder al permiso tipo B, o directamente les sea suficiente con ellos. No hay muchos fabricantes que se dediquen a montar este tipo de vehículos, y las marcas que los hacen están desligadas de los fabricantes tradicionales.

En la mayoría de los casos lo hacen integrando un motor eléctrico que se alimenta de unas baterías, por lo general de poca capacidad y, obviamente, con una autonomía bastante inferior que el resto. Estos, nacidos inicialmente para la concepción de conductores más jóvenes, tampoco ofrecen potencias nada reseñables (el AMI de Citroën, por ejemplo, lo hace con 6kw, unos 8CV). Igualmente se destinan muy bien por sus cómodas ventajas. Sus características técnicas se adentrarán en las siguientes:

Qué ventajas tienen

Aún así ya no es tan extraño encontrarnos con ellos en nuestras ciudades (como veremos más adelante no están permitidos para un uso en carretera), lo que está haciendo, al mismo tiempo, porque estos fabricantes, hoy todavía minoritarios, renueven sus conceptos hacia un lugar y enfoque mucho más actual.

Los mismos tienen el firme interés de ayudar a nuestro planeta donde, además, son varias las ventajas añadidas de las que se notan a simple vista. Por su parte, y como algo a tener muy en cuenta, este tipo de coches sin carnet eléctricos no solo son más económicos, también son más seguros.

Es importante tener en cuenta que, aunque este tipo de vehículos son muy útiles para entornos urbanos, cuentan con todos los beneficios de un vehículo electrificado común. Es decir, que podremos disfrutar de una conducción silenciosa, no emitiremos gases contaminantes al desplazarnos y ahorraremos dinero en combustible y talleres, ya que cuentan con una mecánica más simple que los vehículos de combustión tradicionales.

Requisitos y limitaciones para su uso

Como tal, y a diferencia de los más grandes, estos rigen bajo la clasificación de cuadriciclos ligeros. Fueron diseñados y son ideales para entornos urbanísticos. Ahora bien; como mencionamos anteriormente, tampoco hay que creer a pies juntillas eso de que aunque son llamados ‘sin carnet’ estos no requieren de ningún permiso. Y no; por supuesto que lo requieren, pero con menor exigencia que los coches convencionales.

Requisitos coches eléctricos sin carnet

Esta notable ventaja lo hace atractivo para el público joven o incluso para personas mayores. El requisito fundamental para conducir un coche eléctrico sin carnet es el permiso tipo AM. Esta es una licencia de conducir que hasta 2008 se denominó licencia de ciclomotor.

La misma faculta para pilotar motocicletas, triciclos y cuadriciclos ligeros con cambios de marchas automáticos o manuales. Y claro, en este caso, los coches eléctricos sin carnet. En esta especificación, son autorizados para circular con los que no posean más de 8 kW de potencia y que no superen la velocidad de 45 km/h. Estas son sus limitaciones:

  • Su velocidad máxima es de 45 km/h.
  • Tiene un peso máximo es de 425 kg.
  • Motor con cilindrada inferior a 500 cc (8 kW)
  • Dimensiones máximas de 3.0 x 1.5 x 2.5 metros (largo por ancho por altura).
  • Espacio interior limitado para 2 pasajeros.
  • Para entornos urbanos.
  • Tienen prohibido circular por autovías y autopistas.

Marcas y modelos

En realidad, como decimos, en esencia tienen las mismas limitaciones que un ciclomotor, siendo ideales para la ciudad, pero teniendo prohibida la circulación por autovías y autopistas, ya que la velocidad máxima que pueden alcanzar es muy inferior a la del resto de vehículos.

Así pues, en caso de que tengamos claro que no queramos utilizar este vehículo para grandes viajes ni para salir de la ciudad o urbanización, se ve como un coche eléctrico que podremos conducir sin necesidad de adquirir el carnet de tipo B, su movilidad en ciudad es óptima, su pequeño tamaño lo hacen ideal para encontrar aparcamiento y, además, estaremos contribuyendo a mejorar la calidad del aire que respiramos.

Con todo, es verdad que actualmente el abanico de amplias marcas no es tan extenso y sus diferencias se dan por detalles mínimos, pero son todos muy funcionales. Por ejemplo, el Citroën AMI que se suma a los Aixam o Invicta.

Citroën AMI

Con seguridad, el coche con la marca que más familiar nos va a resultar. Pero, ¿cómo es que Citroën se adentra en un mercado, el de los microcoches, en el que suelen operar desde hace años marcas como Ligier? Y es que la marca gala quiere dirigirse a un público que normalmente no pensaría en un coche para sus desplazamientos urbanos, el mismo que actualmente lo haría en un patinete eléctrico o en una moto.

Citroën AMI eléctricos sin carnet

Es decir, Citroën sigue la senda de otros fabricantes que han presentado propuestas soluciones de movilidad urbana, pero enfocados a la micromovilidad o, como se dan entre sí, de tipo ciclomotor. El AMI ha sido especialmente diseñado para trayectos cortos por la ciudad. Dispone de una batería de iones de litio de 5,5 kWh, situada bajo el piso y que le aporta una autonomía máxima de 70 kilómetros, más que suficiente según la marca para cubrir la mayoría de los desplazamientos urbanos.

Por su parte, la velocidad está limitada a 45 km/hora, suficiente para circular en ciudad. La potencia del motor es de 6kW, cuyo equivalente térmico son 8 CV. Se trata de un coche que está pensado como un cuadriciclo ligero en forma de eléctricos para que puedan utilizarlo menores sin carnet. Tiene un diseño muy curioso, como puedes ver y su tamaño es muy pequeño: apenas 2,4 metros de largo). Su precio es de 7.200 euros.

Aixam EV

Este seguro que nos suena más. De hecho, Aixam es el vehículo sin licencia por excelencia del mercado europeo. Han sido los pioneros en este sector del mercado. Y desde hace años, ofrecen excelentes alternativas para coches sin carnet eléctricos. En este caso contamos con dos series, de dos modelos cada uno: City y Coupé.

Aixam EV City

Ambos destacan por ser modernos y urbanos de tres puertas. Sus pesos son ligeros, de 425 kilogramos cada uno, en cumplimiento de las normas sobre cuadriciclos. La capacidad de cargamento en el maletero es de unos 900 litros, ideal para tus estudios o trabajo. Su motor eléctrico tiene una capacidad de 8 kW, más que suficiente para llegar a la velocidad máxima permitida de 45 km/h.

Respecto a su tracción es delantera y dispone además de dos modos de conducción, uno económico y otro normal. Sus baterías de iones de litio hacen de estos coches excelentes por su autonomía de 80 km. El precio inicial de estos se sitúa en los 15.000 euros.

Renault Twizy

Adelantada a su compañera francesa de Citroën, Renault se inició en esta variante con su famoso Twizy. Muy económico y llamativo, tiene ya unos cuantos años en el mercado español, y se produce en la fábrica de Valladolid desde 2011. Su diseño urbano, su autonomía de 100 km y facilidad para recargar son sus características principales.

Renault Twizy

Con tres horas y media será suficiente una carga completa desde una toma doméstica. Adicionalmente integra un sistema de recuperación de energía para su motor de 4 kW (5 CV). Además, sus medidas son lo suficientemente cómodas para aparcar en cualquier rincón, donde su longitud total es de 2,3 metros, casi como el Ami.

En cuanto a su precio, este precio varía en función del tipo de motor. Está el modelo de 4kW que se halla en los 11.855 euros, pero también hay otros un poco más prestacionales que pueden ubicarse en los 12.500 euros.

Invicta Ediola

Si bien estos vehículos eléctricos sin carnet están destinados a cubrir las demandas de un público muy específico, no hay que olvidar que pueden ser también muy apetecibles para personas que no tienen licencia, pero sí requieren de un permiso; o para la tranquilidad de esos padres que no quieren ver a sus hijos montados en una moto.

Invicta

Un caso concreto es el Invicta, otro de esta serie de cuadriciclos electrificados que mejor se están viendo en la actualidad junto a los Aixam. Hablamos, en concreto, del pequeño Ediola. El mismo está producido por la marca china de Jiayuan, pero comercializado en España por el Grupo Invicta.

Tiene un diseño muy cuadrado e incluso hay una versión comercial. Arranca en los 6.395 € con todos los descuentos y ayudas, alcanza los 45 km/h y se conduce con licencia. Destaca su equipamiento incluyendo aire acondicionado, sistema multimedia y cámara posterior. Según el tipo de uso anuncian una autonomía de 140 km con motores de 8 kW.

Eli Zero

Una iniciativa nacida en las redes de crowdfunding propuso el Eli Zero que se presta muy bien con una estética hacia modelos como el mencionado Twizy de Renault. En esas, lo que vemos es que Eli ha sabido solucionar algunos problemas que se presentaron en el francés, como su habitáculo abierto o una posición de los ocupantes algo incómoda.

Eli Zero

La idea resultó ofrecer un complemento al transporte privado en zonas urbanas. Un vehículo que puede ser adquirido por una persona, o formar parte de una flota de car sharing. Para ello dispone de un pequeño cuerpo de apenas 2,2 metros de largo, capaz de entrar en casi cualquier lugar, algo fundamental en unas ciudades donde cada vez estamos más apretados.

Dispone de espacio para dos pasajeros, sentados de forma tradicional, uno al lado del otro. Dispone de dos potencias de motor: 4 y 8,8 kW que le propulsan hasta una velocidad máxima de 40 km/h con una autonomía que le permite poder alcanzar recorridos de hasta 137 kilómetros. Su precio es de 13.000 euros.

1 Comentario