Conoce la técnica para cambiar la batería a tu coche eléctrico

Como sabes, la batería de un coche eléctrico es el elemento principal que hace que tenga estas características. Así, de esta forma, tenemos una unidad de almacenamiento de energía que es donde se almacena la electricidad que posteriormente será transmitida al motor. Pero también es cierto que su durabilidad no es eterna, y que, pasados unos años, su vida útil se ve mermada. Ahora bien: ¿es posible cambiarla? ¿cómo podemos hacerlo?

En este sentido, una de las principales preocupaciones para los propietarios de vehículos electrificados es la salud de su batería. Y es que, a menudo, y sobre todo a medida que van pasando los años, es frecuente encontrarnos que la capacidad de esta pueda ir disminuyendo. Esto no es por otro motivo que porque su vida útil se ve afectada.

La sustitución de la batería y su mantenimiento

También es verdad que esto, por norma general, suele ocurrir en los coches y modelos que son más veteranos, así como los que tienen una autonomía menor. De esta manera, si hemos comprado un coche hace un par de años, lo más lógico es que no haya perdido mucha o, al menos, no tanta como pasados unos años en adelante.

Y es que, esta variante del coche eléctrico y su batería monta hasta 25 piezas menos que uno de combustión tradicional. Lo vemos desde puntos como el aceite o la correa de la distribución, pasando, entre otras, por el embrague. Estos son mantenimientos a los que el conductor ya no deberá prestar atención.

Sin embargo, eso no quiere decir que el coche eléctrico no cueste mantener. Según Solera, consultora en temas de mantenimiento del automóvil, la sustitución de la batería cuesta 11.416 euros de media. Aunque también hay modelos que incluso superan ampliamente los 20.000 euros, pues a más autonomía más coste. Depende también de cómo funciona una batería.

En qué momento cambiarla

Hay que asumir que al ser la batería un elemento vivo, dependiente de la química, se va a producir una degradación con el paso del tiempo. Pero tratar de adivinar cuál va a ser su estado en los próximos años es algo que es muy complicado de saber. A distancia con un vehículo tradicional, la durabilidad de un coche de combustión depende principalmente del motor, mientras que para un automóvil eléctrico también entra en acción la batería. Es de ahí que, para intentar determinar la duración, primero es necesario entender cómo funciona.

Cuándo cambiar batería coche eléctrico

En esencia, una batería está compuesta por dos electrodos entre los cuales se mueven los electrones. Cuanto más grande sea la batería, mayor será su capacidad y, por lo tanto, durará más años. Esto es algo que ocurre exactamente igual con los dispositivos de uso cotidiano, como tu móvil o tablet. Bien es verdad que una batería no garantiza los mismos kilómetros cuando es nueva que cuando ha recorrido decenas de miles de kilómetros.

De hecho, ese tiempo se expresa en ciclos. Un ciclo es el número de cargas y descargas. A partir de ahí, es un buen síntoma pensar que nuestro automóvil electrificado tenga una vida útil de 8 años, alrededor de los 3.000 ciclos de carga completos. Pero, como tal, no hay un tiempo justo y concreto.

Esto es por la distancia de los primeros híbridos de la década de los 90′ y los 2000, cuando estos automóviles tenían baterías de entre 1 y 5 o 6 kWh. Lo que hace que esto no tenga ningún tipo de comparación con los que están surgiendo los fabricantes hoy en día. Tanto, que es normal ver que en la actualidad un coche eléctrico tenga una batería de 50, 60, 90… o hasta 100 kWh, como los Tesla.

Ahora bien; sí es cierto que hay firmas como Renault que se comprometen a cambiar la batería cuando la capacidad se reduce al 75%. En estos momentos, todavía nos encontramos en una fase temprana de esa etapa del ciclo de vida de un coche eléctrico, pero con los años cada vez más usuarios necesitarán sustituir esas unidades de almacenamiento.

Procedimiento

En los híbridos y eléctricos hay dos baterías. Una de ellas es más o menos igual a las que ya conocemos de 12 voltios y es para alimentar la red de a bordo del vehículo. La otra es una batería de alta tensión y sólo es para alimentar a los motores eléctricos de tracción del vehículo.

La batería de 12 voltios es similar a la de los coches convencionales y para cambiarla basta con conectar un alimentador en paralelo para que nunca falte la corriente y evitar así desprogramaciones, desconectar el borne negativo, luego el positivo, desmontar el fijador de la batería, montar la nueva y apretar de nuevo los bornes, primero el positivo y luego el negativo.

Técnica cambiar batería coche eléctrico

Ahora bien, en la mayoría de los coches actuales, este procedimiento no es posible realizarlo sin un equipo de diagnosis apropiado. Los vehículos híbridos y eléctricos tienen un sistema de gestión energética que debe conocer en todo momento el estado de carga de las baterías. Y para ello necesita conocer su capacidad.

Por lo tanto, es imprescindible decirle a esa unidad de control cuáles son las características de la nueva batería, que pueden no ser idénticas a las que hemos reemplazado. Lo cierto es que, en este sentido, lo más propio sería dejar la labor del cambio de batería del coche eléctrico a un profesional o especialista. No por otro motivo que porque podemos hacer que surjan unas u otras desprogramaciones de control. Es más; existen fabricantes, como el de NIO, que lo enfocan desde la perspectiva de una estación especial. Esta efectúa el método en apenas tres minutos, donde la misma se encarga de intercambiar tus baterías agotadas por unas completamente cargadas.

Desconectar el contracorrientes principal

Si decidimos hacerlo por nuestra propia cuenta, es vital (literalmente), que sepas que este trabajo es de alta tensión y cualquier descarga o error es mortal. Lo vemos con el principal factor de este tipo automóviles. En ellos se tiene como elemento fundamental de la unidad de almacenamiento un cortacorrientes principal.

Sustitución batería coche eléctrico

Este está presente tanto en los 100% electrificados como también en los coches híbridos. Como explican los fabricantes de Renault o Nissan, esto es lo primero que debemos desconectar antes de empezar cualquier trabajo en las baterías de alta tensión. Cada coche lo monta en un lugar concreto.

Retirar el armazón blindado

A partir de ahí vendrán una serie de cometidos a los que deberemos prestar mucha consideración. Donde, luego de desconectar el contracorriente principal, habrá que desmontar la capa que lo asegura. Será el momento de llegar a la batería propiamente dicha.

Una vez desconectada de la red de alta tensión del vehículo, las baterías suelen ir montadas en un armazón blindado en la parte baja del coche. Nuestra siguiente tarea será la de retirarla por abajo. También, en el caso de algunos híbridos, esto se puede hacer desmontando los asientos. Hay que atender a estas son unidades muy pesadas.

Reemplazar los módulos

Dentro de estos armazones están las diferentes celdas de baterías que van por módulos. Una celda es simplemente una batería en su forma más simple. La celda consiste de tres partes principales: un ánodo y un cátodo, que se encuentran separados por un electrodo.

Las baterías se forman de varias de estas celdas, además de un tablero de control pequeño que garantiza que la batería funciona de manera segura. Para la tarea como tal, lo más normal es que baste con reemplazar sólo los módulos que estén dañados y no la batería completa. En su caso, la mejor alternativa es su cambio genérico. Pero todo esto es un trabajo que sólo puede llevar a cabo personal con la formación y el equipo de protección adecuado.

El proceso de sustitución de la batería de un coche eléctrico no es algo que pueda hacerse fácilmente en casa. Pero en un centro especializado no se tardarían más de 6 horas en sustituir completamente el sistema de baterías.

¡Sé el primero en comentar!