BMW Concept i4: un 100% eléctrico que marca el paso al futuro

BMW quiso redefinir su historia de la mano de nuevos conceptos, y precisamente el Concept i4 lo es. Hablamos de un vehículo realmente prestacional apto para todos. Se conforma como una berlina deportiva que tiene rasgos propios de la marca con los últimos detalles tecnológicos de la rama electrificada. Destacan en él sus potencias, su diseño elegante y su gran autonomía. Conocemos su ficha técnica.

Nacido en 2020, este Concept i4 se conformó entonces como la primera berlina 100% eléctrica de la marca, siendo uno de los 25 modelos electrificados que la bávara tiene previsto lanzar en estos próximos cuatro años. Visto como un coche de nueva generación, se postula para ser el máximo postulante al Tesla Model 3.

Como se puede observar, más si el usuario es un fiel amante de la firma alemana, este modelo se caracteriza por ser la versión eléctrica del BMW Serie 4 Gran Coupé, con quien comparte las líneas generales de su diseño. Es la gran apuesta que tenemos en estos momentos, donde se centra especialmente por la esencia más clara de los fabricantes: berlinas que se conducen como deportivos.

El mismo es un ejemplo fascinante de la consolidación de la propulsión eléctrica de la marca. Equipado con la quinta generación de tecnología BMW eDrive, el BMW Concept i4 logra valores de rendimiento impresionantes. De hecho, tanto el conductor como los ocupantes tendrán una experiencia de rendimiento en todo momento.

Como tal, esta versión puramente eléctrica entrega potencia dinámica de 390 kW (el equivalente a algo más de 530 CV). Todo con una autonomía excepcional de hasta 600 kilómetros, estableciendo así nuevos estándares en términos de aptitud para la vida diaria y las distancias largas. Con diseño deportivo y elegante, sus rivales más directos son el Tesla Model 3, el Mercedes EQE y el Volkswagen ID.4.

  • Tipo: 100% eléctrico
  • Año de fabricación: 2020
  • Precio: 70.000 euros
  • Capacidad: 5 plazas
  • Potencia: 390 kWh
  • Autonomía: 600 km
  • Aceleración: 4 segundos/100km/h

Diseño

BMW siempre se ha distinguido del resto de marcas por ofrecer una silueta resultona, atractiva, elegante y, en ocasiones, hasta minimalista. Y con el Concept i4 la firma así lo ha conseguido. Contamos con coche que, más allá de su sofisticada tecnología y de su gran potencia y rendimiento, lo hacemos con un modelo del que destaca ampliamente su línea vanguardista y evolucionada del resto de la gama.

En primer lugar, y tratándose de la que es la berlina deportiva por excelencia del mercado, se refiere realmente bien por su diseño frontal, quizás el aspecto más diferencial que podemos observar entre los distintos coches del mercado y de la misma marca. Así, es el frontal el que ha cambiado incorporando unas cuatro luces complejas ópticas LED independientes que integran todas las funciones de iluminación necesarias.

Con 4,79 metros de longitud y 1,85 metros de ancho, se ve con una parrilla ha tomado ahora un color más oscuro, en el primero era del color de la carrocería, recordando a las que utilizaban los coches de combustión, pero que en este caso, como pasa en todos los eléctricos, está tapada y es utilizada como un panel inteligente lleno de sensores. Y como último detalle de esta parte, las entradas de aire laterales para las ruedas ahora son más grandes.

Ese aspecto característico del BMW Concept i4 lo consigue gracias a la calandra del tren delantero, que mantiene la estructura en forma de riñón. Posee un techo panorámico y un difusor reforzado que enfatiza su faceta deportiva.

Versiones

En lo relativo a las versiones que podemos hallar, el Concept i4 es un modelo que representa lo mejor de la tecnología eléctrica, haciendo porque contemos con más de una alternativa a esta vertiente de 390 kW que desgranaremos a continuación. Lo hacemos con la opción otras configuraciones mecánicas.

Diseño BMW Concept i4 2020

Esta otra vista, la eDrive40, es la que ha nacido este 2021, la cual tendrá un máximo de 590 kilómetros de autonomía en ciclo WLTP. Como tal, es evolución de la versión del 2020 que nos atañe, que cuenta con un motor dispuesto sobre el eje trasero con 253 kW (340 CV) que se alimenta de una batería de 80,7 kilovatios hora de capacidad neta. Gracias a ella se anuncia una autonomía según WLTP de 590 kilómetros.

Mientras, el que presentamos en esta ficha, es el primero de la rama electrificada. Es un coche que otorga hasta 600 km de autonomía (10 kilómetros de recorrido más que su próxima generación) y un motor de 390 kW (530 CV) con una batería que entrega 80 kWh.

Motor y baterías

Centrándonos y enfocando de lleno a su motorización, un aspecto más que interesante de este alemán es que ha sabido renovarse al completo con un sistema electrificado totalmente dispuesto para todos a los que les guste la velocidad. Como mencionamos, este modelo entrega un total de lo que serían 530 CV de potencia (390 kW), lo que es realmente atractivo, siendo capaz de ofrecer velocidades altas con un tamaño compacto.

Así, en todas sus versiones, el BMW Concept i4 cuenta con una batería de iones de litio de 80,7 kWh de capacidad. También en cualquiera de sus versiones la velocidad de carga máxima soportada es de 210 kW. Entre sus cifras también está la aceleración de 0 a 100 km/h en el M50, que se completa en tan solo 3,9 segundos y, a pesar de ser una marca excepcional, queda por detrás del modelo de Tesla. Su velocidad punta, en la versión más rápida, es de 225 km/h. Lo hace con una aceleración de 0 a 100 en apenas 4 segundos.

Esta potencia lo sitúa en la órbita de modelos tan potentes como los BMW X3 M Competition y X4 M Competition (510 CV cada uno) o el M850i de 530 CV. De paso, es más potente que un BMW M3.

Consumo

En el caso que nos ocupa, también en lo relativo con la velocidad y potencia que ofrece, el i4 obtiene unas cifras de consumo algo elevadas, sobre todo si lo comparamos con sus homólogos. Esto es algo que se ve también de la mano de sus baterías, como decíamos, de 80 kWh, que no son pequeñas, precisamente.

Consumo BMW Concept i4 2020

Así, y aunque no reduce ni el espacio para los ocupantes ni la capacidad del maletero, se encuentra situada en la zona inferior del vehículo. Esto hace que obtenga un consumo en el entorno de los 18-22 kWh cada 100 kilómetros, aunque también, y dependiendo sobre todo de una conducción más suave, es posible bajarlo hasta los 16-16,7 kWh a los 100 kilómetros.

Esto es gracias a un cúmulo de elementos que hacen que sea posible, como ocurre con su batería refrigerada. A su vez, y pese a contar con un consumo bastante amplio, sí que tendremos un motor eficiente, una aerodinámica muy cuidada y con neumáticos de baja resistencia a la rodadura.

Interior y acabados

Asimismo, este Concept i4 de BMW es toda una declaración de intenciones. Y el mejor ejemplo es lo que sucede en su interior. Sí, porque si te ha parecido sorprendente su nivel exterior, con su nueva parrilla y su línea más que elegante, por dentro es todo espectacular. La sensación que da es la de estar dentro de un coche del futuro, en el presente.

Interior BMW Concept i4 2020

Como ves en la imagen, tiene un diseño minimalista, sin botones innecesarios, caja de cambios automática, volante personalizado y mimetizado con el resto de la parte interna del vehículo. Es un coche que, además de por su gran apariencia, resalta por su comodidad y confort, la cual tiene una habitabilidad muy buena. Así, tanto el conductor como el copiloto como el resto de los pasajeros disfrutarán de una estancia móvil más que satisfactoria.

Un aspecto importante de este coche son sus pantallas táctiles en la parte del conductor, que llegan hasta el centro del vehículo, siguiendo con el patrón habitual de los coches actuales, donde conductor y sus acompañantes podrán disfrutar de los detalles a tiempo real de este modelo.

Tiene la tarea de marcar el paso entre los coches tradicionales y los del futuro. Una especie de puente entre pasado y futuro que estrena un nuevo lenguaje de diseño que en todo caso no deja de lado la herencia BMW.

Equipamiento

El BMW i4 2020 es, sin duda, uno de los pilares en la nueva estrategia de electrificación de la marca teutona. Su libro de ruta oficial prevé el lanzamiento de hasta 25 modelos electrificados (eléctricos puros, híbridos e híbridos plug-in) hasta el año 2023. Y gran parte lo hace con un sistema de equipamiento sobresaliente dispuesto para los más innovadores.

Es lo que viene sucediendo con los distintos niveles de equipamiento. Todo el protagonismo es para un display curvo compuesto por una gran pantalla, el cual revela la nueva solución de diseño que llevarán las versiones de producción del i4 y el iNext.

Multimedia

Los únicos botones se concentran en la consola central, el volante y el warning. Este minimalismo también se ha extrapolado a los asientos, con reposacabezas integrados en una única pieza, que además de generar una sensación de amplitud, refuerza el concepto de vehículo deportivo.

Aquí se emplean tres configuraciones. La de Core, Sport y Efficient, donde se modificará el aspecto con el que se muestra la información y la iluminación ambiental. Así, en el modo Core, introduce en el área del conductor a una interpretación actualizada de los cuatro widgets familiares del concepto de visualización de los modelos actuales. En este modo los gráficos repiten el patrón sobre las rejillas de ventilación y el acento de color Gold Bronze, haciendo una referencia consciente al lenguaje de diseño interior.

Luego está el modo Sport, donde, los widgets se acercan y crean una visión centrada. Los movimientos laterales detrás de ellos se utilizan para mostrar cómo de cerrada es la siguiente curva, lo que facilita la conducción anticipada. Esta forma de presentación de contenido también permite una visualización periférica efectiva.

Por último, el modo Efficient, que muestra al conductor lo que están detectando los sensores del automóvil. Este modo de experiencia abre una visión más profunda de la tecnología del coche y cómo se comunica con su entorno. En el BMW Concept i4, el objetivo de este modo se centra en la conducción anticipada y eficiente.

Extras

Uno de los puntos más a favor es que en sus extras Premium, BMW ha sabido adaptarse a todas las preferencias. Eso ha hecho porque, además de poder elegir los mandos táctiles del resto de los equipos (pantalla, sistema multimedia…), lo podamos controlar de manera física. Esto será tanto en el salpicadero como para la consola central y para el volante.

También resultan interesantes la función eDrive Zones y la tecnología ‘geofencing’, gracias a las cuales el coche elige si funcionar en modo híbrido o eléctrico en función de por dónde circule.

Mantenimiento

Si lo comparamos con un coche tradicional, lo que vemos es que estos vehículos que funcionan con un motor eléctrico y baterías tienen un sistema mucho más sencillo, donde tienen menos componentes. De hecho, el motor eléctrico es mucho más fiable que cualquier motor de combustión interna, y la tecnología es aún más veterana que la propia combustión interna, datando de mediados del siglo XIX.

Frontal

Los coches eléctricos prescinden en su gran mayoría de cajas de cambios, contando con un simple sistema de engranajes que transmite la potencia a las ruedas, además de un diferencial. Estas transmisiones tienen una relación fija y carecen de marcha atrás, ya que para ir hacia atrás basta con invertir la polaridad del motor eléctrico.

En lo que respecta a los 100% eléctricos, este de BMW, es preciso mencionar que su simpleza es un aspecto primordial en lo que es la mecánica, sobre todo porque no contamos apenas con elementos de desgaste. Sus elementos básicos que lo componen son la tracción eléctrica como el propio motor eléctrico, la electrónica de potencia o el cargador de abordo, estos de los cuales no necesitan ningún tipo de mantenimiento.

Eso sí; como cualquier cosa, necesitan sus cuidados. Por esto, la firma recomienda mandarlo a revisión cada 10.000 kilómetros para comprobar los diferentes niveles de neumáticos, filtros del habitáculo, escobillas, líquido de frenos…

Garantías

A la hora de comprar un coche nuevo, conviene saber cuál es la garantía oficial que nos da la marca correspondiente. Porque sí, aunque por ley es de dos años como garantía oficial fijada y un máximo de siete, hay marcas y fabricantes que tienen a bien por extenderlas hasta los cuatro, cinco o seis años, dependiendo de cada caso.

Y en lo que respecta a BMW, sucede exactamente así. Con la marca alemana tenemos una garantía completa que se despliega al resto de los modelos, entre ellos este BMW Concept i4 2020. Los de Múnich lo hacen con tres años o 200.000 kilómetros, lo que antes suceda.

Esta cubre el coste de las piezas y la mano de obra de las reparaciones que puedan surgir como consecuencia de cualquier avería fortuita debidamente diagnosticada. Cuenta además con las siguientes características: se transmite al siguiente propietario, es válida en los talleres autorizados de la marca en todo el mundo y se emplean recambios originales. También se añaden 3 años de garantía de la pintura y 12 frente a la corrosión.