Cómo tener conexión WiFi en tu televisión

Cómo tener conexión WiFi en tu televisión

Manu Iglesias

La mayoría de televisiones actuales incorporan conectividad WiFi entre sus características. Pero si tienes un modelo antiguo y ya tiene unos años es posible que no incorpora esta tecnología de forma nativa y sea necesario incorporarlo como un accesorio. Dependiendo del televisor que tengas los pasos que debes seguir para poner WiFi a la TV. Hay varias opciones diferentes y recogemos todo lo que puedes hacer.

Lo más habitual es tener una Smart TV y esto hará que baste con conectarte a la red de casa o bien que te conectes con del cable y de ahí accedas a todas las aplicaciones que quieras, al navegador, etc. Pero no todas las televisiones son actualmente Smart TVs (aunque sí la mayoría) Eso no es impedimento para que tengas conexión WiFi en tu televisor y hay trucos y opciones para hacerlo.

Lo primero que necesitarás saber es si tu televisión ya viene preparada para tener WiFi o no, si tiene o no. Sea cual sea, hay solución. La mayoría de los modelos que se comercializan actualmente ya tienen integrada este tipo de conectividad, pero hace unos años los equipos solo venían “preparados para WiFi” pero no incorporaban el hardware necesario para conectarla directamente. Además, si vamos todavía más atrás existen muchísimos modelos de TV que directamente no integran WiFi ni están preparados para él pero tú puedes convertirla en inteligente sin necesidad de cambiarla y basta elegir los aparatos correspondientes.

¿Para qué queremos WiFi en un televisor?

A día de hoy son muchas las utilidades que podemos darle a la conexión WiFi a la TV:

  • Ver series y películas en plataformas de streaming como Netflix, HBO, Filmin, Amazon Prime Video o Disney Plus. Son muchos los servicios que tienen su propia app disponible y podremos verlo en pantalla completa sin depender de la tablet, el móvil o el ordenador.
  • Para ver vídeos de YouTube directamente en formato grande.
  • Escuchar música en Spotify o cualquier otro servicio compatible. Podrás aprovechar la barra de sonido que tengas o los altavoces de la televisión sin necesidad de comprar uno nuevo.
  • Para consultar noticias y redes sociales. Podrás abrir Facebook, Twitter…
  • Duplicar la pantalla del móvil para enseñar algo que quieras sin necesidad de que todas las personas en tu salón se arremolinen alrededor de ti y no vean bien.
  • Jugar. Nada como jugar en una pantalla de 40 o 50 pulgadas a las apps que te gustan.

Televisión con WiFi

TV con WiFi

Son la mayoría, las más habituales si has comprado tu televisión en los últimos cuatro o cinco años. La mayoría de las Smart TV, sean de la marca que sean, nos permiten conectarnos desde los ajustes a una red WiFi o conectarnos con cable a Internet. En este caso lo único que debes hacer es acceder a la opción de Configuración o Ajustes, entrar en el apartado de red, activar el WiFi y conectar la tele a la red WiFi de casa introduciendo la contraseña y buscando la red que tengas en casa.

Para hacerlo necesitarás introducir la contraseña y esperar unos segundos a que la conexión se complete. Una vez que la TV esté conectada te lo mostrará en la pantalla de Configuración o podrás comprobarlo accediendo a alguna de las apps que tenga instalada y necesiten Internet. Así podrás acceder directamente a Netflix, a YouTube o a cualquier otra aplicación siempre y cuando sea compatible con el modelo exacto y el año.

TV preparada para WiFi (WiFi Ready)

WiFi Ready

Aunque es poco habitual y puede que no te merezca la pena este paso, durante un tiempo las marcas comercializaron Smart TV preparados para WiFi. En estos modelos todo está listo y preparado para conectar la TV a Internet a través de una conexión inalámbrica, pero no tienen integrado el hardware necesario para hacerlo. Es decir, son compatibles con la conexión WiFi pero no viene de serie para que accedas a ajustes y te conectes.

Si tienes una de estas teles tendrás que comprar un dongle WiFi compatible y una vez conectado al equipo ya podrás conectarlo a Internet a través de la red inalámbrica. Si tienes un televisor con esta característica lo mejor es que recurras a la web del fabricante para saber cuál es el adaptador WiFi necesario. No todos son compatibles con todos los televisores pero sí hay muchos modelos de todos los precios y formatos.

Ten en cuenta que cuando instales el dongle WiFi debes elegir, tal y como te hemos explicado en párrafos anteriores, que es compatible con tu modelo de televisor (año, marca…) y tu sistema operativo concreto.

Por lo general no es habitual encontrarse este tipo de televisiones ¿Merece la pena un dongle WiFi? Quizá a estas alturas lo más recomendable es que pases al apartado siguiente y apuestes por alguno de los muchos dispositivos que dan conexión WiFi a tu televisor pero además le dan espacio suficiente para juegos, aplicaciones y todo tipo de servicios.

Televisiones sin WiFi

La última opción posible es que el televisor no tenga WiFi ni esté preparado para ello. Tanto en el caso anterior (que estén preparadas para WiFi) como en este, los dispositivos lanzados en los últimos años son la mejor opción para tener conexión WiFi en tu televisor y tener todas las aplicaciones, juegos y opciones que quieras. Ya no hay que usar el cable HDMI para poder enviar contenido desde el ordenador y es mucho más cómodo e inalámbrico.

Apenas nos costarán 30 o 40 euros (en los casos más baratos) y nos ofrecerán la posibilidad de almacenar todo tipo de contenidos y de controlarlos con un mando específico o incluso con el teléfono móvil. Hay muchas opciones disponibles y dependerá de las necesidades o los gustos: el de Xiaomi, el Amaozn Fire TV Stick o muchas alternativas al Google Chromecast. Todos ellos tienen ventajas e infinidad de recursos… Por ejemplo, no solo podrás instalar aplicaciones sino que podrás enviar la pantalla de tu móvil con el Google Chromecast o enseñar fotografías de tu boda en formato grande.

Este tipo de dispositivos se conectan directamente al puerto HDMI del televisor y una vez escogido como fuente de entrada se pueden utilizar todas sus funciones desde un mando compatible o directamente desde un smartphone en muchos casos. Gracias a ellos podrás acceder desde casi cualquier televisión (el único requisito es que disponga de conexión HDMI (o USB en el caso de Amazon) y que tengas WiFi en casa. Bastará conectarlos y sincronizarlos para acceder.

Google Chromecast

El Google Chromecast es uno de los dispositivos más antiguos para cumplir esta misión pero también más útiles gracias a que nos permite enviar el contenido desde el móvil o el ordenador al televisor. Bien para ver películas en la distintas apps, escuchar música, enseña fotos o simplemente escuchar la radio. Se conecta a través del puerto HDMI y con un cable de alimentación (asegúrate que tu televisor tiene HDMI) y es compatible con Android, con iOS o con el navegador Google Chrome.

Amazon Fire TV Stick

El de Amazon es una de las mejores opciones para tener internet en la televisión sin necesidad de cambiar de televisor en sí. Se puede conectar a través del puerto HDMI o a través del puerto USB por lo que su compatibilidad es casi total con cualquier modelo. Y otra de las ventajas es que vale menos de 50 euros así que no te costará nada probar para ver si es lo que estás buscando. Una vez que lo instales permite acceso a todo tipo de aplicaciones que podrás controlar con el mando incluido o bien a través de la voz gracias a su compatibilidad con Alexa. Es sencillo de manejar, es barato y es versátil así que merecerá mucho más la pena que un dongle WiFI.

Xiaomi TV Box

El de Xiaomi es otro de los dispositivos más utilizados, más completos y más versátiles. Es ligeramente más grande que el de Amazon pero también bastante más interesante gracias a que es compatible con reproducción de vídeo en 4K y con HDR y tiene audio Dolby y DTS por lo que podrás calidad asegurada incluso cuando cambies tu televisor por uno más moderno. Tiene un mando con control y asistente de voz y una memoria interna para instalar todo tipo de aplicaciones. Una vez que conectes el Xiaomi Mi Box a tu televisor ya podrás acceder al WiFi, a Internet o incluso instalar juegos que son compatibles con un mando de Bluetooth.

Apple TV

Otra de las opciones es la de Apple, el Apple TV, aunque mucho más cara que las anteriores con un precio que ronda los 200 euros y que quizá no merece la pena si simplemente quieres aprovechar un televisor antiguo. Puedes crear usuarios, acceder a aplicaciones y es compatible con resolución 4K HDR y con Dolby Atmos. Además, como los anteriores, es compatible con el asistente de voz Siri al que le podrás decir lo que quieres ver y automáticamente lo mostrará en pantalla sin dificultad.

apple tv