Posibles razones por las que tu móvil se calienta demasiado y cómo solucionarlo

Telefonía

El casi constante uso que hacemos hoy en día de los teléfonos móviles que llevamos encima en todo momento, hace que en determinadas ocasiones estos se calienten, es algo inevitable, sobre todo cuando jugamos, o estamos un largo periodo de tiempo viendo vídeos, por ejemplo.

Sin embargo, seguro que en más de una ocasión nos hemos encontrado con el problema de que nuestro terminal móvil se calienta más de la cuenta sin ninguna razón aparente, al menos en un principio. Pero claro, alguna razón siempre va a haber, por lo que en estas líneas vamos a hacer un repaso de algunas posibilidades que pueden estar causando este desagradable hecho.

Y es que hay que tener en cuenta que, además de que un sobrecalentamiento excesivo puede dañar hasta cierto punto el propio teléfono, esto es algo que también influye en el rendimiento general del mismo, por lo que es algo que deberíamos intentar evitar. Así, como es lógico pensar y es algo que no solo afecta a los móviles, una posible razón de ello es que estemos usando aplicaciones muy exigentes durante mucho tiempo, como por ejemplo determinados juegos, por lo que si solemos usar estos dispositivos para títulos muy exigentes, la mejor solución es hacer pausas cada cierto tiempo.

Pero claro, esto es bastante evidente, lo que ya no lo es tanto son las aplicaciones que están funcionando es segundo plano, de las que no somos conscientes, pero que están ahí y que también pueden hacer que el smartphone se caliente más de la cuenta. Hay que tener en cuenta que estas apps están consumiendo recursos de manera casi constante, por lo que deberíamos forzar el cierre de aquellas que no necesitemos desde la configuración del sistema operativo para evitar estos problemas de sobrecalentamiento.

Sobrecalentamiento móvil

Cómo evitar que el móvil se caliente más de lo necesario

Otra posible razón de todo ello son las temperaturas ambientales extremas, algo que debemos evitar en la medida de lo posible, por ejemplo, no llevando el terminal a la playa, o al menos protegiéndolo convenientemente. Al mismo tiempo algo que tampoco deberíamos pasar por alto, es la infección por algún tipo de malware, ya que muchos de estos códigos maliciosos «exprimen» los recursos del móvil para sus propios fines, por lo que debemos evitar instalar apps de tiendas no oficiales, y escanear el teléfono con algún antivirus cada cierto tiempo.

Por otro lado, todo ello puede deberse a otros agentes externos en un principio totalmente «inocentes», pero que sin darnos cuenta están sobrecalentando el terminal móvil. Por tanto aquí entran en juego elementos tales como la carcasa protectora que hayamos instalado en el teléfono, o el cargador que usamos habitualmente, bien porque esté defectuoso, bien porque no sea original, por lo que no nos quedará otra opción más que cambiar estos complementos.

Escrito por David Onieva

Fuente > ADSLZone