¿Problemas al abrir una web en Chrome? Así puedes solucionarlo

Internet forma parte de nuestro día a día. Navegar por la red es algo prácticamente cotidiano para todos nosotros. Resulta inevitablemente necesario, pues se trata de una herramienta indispensable de trabajo en muchos casos. Pero en ocasiones, podemos encontrarnos con problemas inesperados. Es posible que nuestra página web no cargue o tarde mucho en abrirse. A continuación, conoceremos los motivos principales de esto y cómo solucionarlo concretamente en Google Chrome, el navegador más utilizado.

El navegador de Google se ha convertido en la herramienta por antonomasia para buscar información y acceder a Internet. Pero en más de una ocasión, cuando nos disponemos a acceder a él, llega la sorpresa. La página web no carga o se abre excesivamente lenta, a tirones.

En primer lugar, debes cerciorarte si el problema viene o no del sitio. Una forma sencilla de hacerlo es abrir otro navegador que tengas disponible e intentar entrar en la página. Si ésta sigue tardando en abrirse, es evidente que el problema es ajeno a ti. Pero si desde el otro navegador la web funciona bien, entonces el asunto cambia. Igualmente, es aconsejable que compruebes tu conexión a Internet desde el router, así como a través del cable de Ethernet.

Con todas las comprobaciones agotadas y llegados a este punto, el conflicto está en tu navegador de Google Chrome.

Causas por las que el navegador se ralentiza

Ahora pasaremos a detallar algunos de los motivos principales que provocan que el navegador se ralentice y las páginas webs tarden en abrirse más de la cuenta. Luego, trataremos de aportar soluciones a cada tema.

Alguna extensión conflictiva

En primer lugar, una de las causas que pueden generar que una web no cargue es la existencia de alguna extensión. Como sabemos, los navegadores nos ofrecen múltiples opciones con la intención de ayudarnos. No obstante, a veces estas extensiones no funcionan bien.  Hay que tener en cuenta las extensiones activadas o, si el conflicto llega poco después de haber instalado alguna.

Navegador saturado de pestañas

Otra opción a tener en cuenta es comprobar si tenemos muchas pestañas abiertas. Este motivo puede hacer que nuestro navegador cargue más lento de la cuenta, sobre todo si intentamos abrir varios sitios web de manera simultánea. Aquí, tanto la conexión a Internet como los recursos de nuestro equipo son factores influyentes.

Un virus

Un problema al que podemos enfrentarnos en la presencia de un virus en nuestro dispositivo. Ya sea en un teléfono móvil o en el pc, cualquier malware afecta generalmente a nuestro navegador, ralentizando el tiempo de carga de los sitios web.

Navegador desactualizado

A ello hay que sumarle que nuestro navegador se encuentre desactualizado. Es importante mantener el navegador al día. No solo mejorará el rendimiento a la hora de buscar en Internet, también estaremos navegando de forma más segura.

Descargas y aplicaciones paralelas

Si estamos llevando a cabo descargas, especialmente de grandes archivos, también podemos notar fallos en nuestro navegador. Si se trata de un equipo un tanto limitado o nuestro ancho de banda es un poco justo, la carga de las webs podría ralentizarse. Otro motivo que motiva la ralentización del navegador es el visionado de vídeos en 4K o el uso paralelo de aplicaciones que consumen muchos recursos.

Soluciones si el navegador va lento

Después de conocer algunas de las causas que ralentizan nuestro navegador, vamos a enumerar cómo podemos solucionar dicho conflicto.

Reiniciar

Empezamos con la solución más universal y conocida ante cualquier problema de este tipo: reiniciar. Es posible que se trate de un error puntual de Chrome o incluso de los recursos de nuestro equipo. Cierra todas las pestañas del navegador, espera unos instantes y vuelve a acceder a Internet. Es posible que el problema se haya esfumado cuando vuelvas. Una solución un tanto básica pero que a veces funciona.

Otra opción es reiniciar directamente el equipo tras cerrar todas las pestañas y seguir con la tarea después del proceso. Asimismo, puedes aplicar dicha solución al router.

En caso de que nos puedas cerrar Google Chrome porque el equipo directamente se ha bloqueado, puedes hacerlo desde el Administrador de tareas. Abre la aplicación con el comando de teclas Ctrl + Alt + Supr y clica en la opción. Cuando se abra la ventana, elige el icono de Google Chrome en la lista y pulsa con el botón derecho del ratón sobre él. Ahora selecciona Finalizar tarea. Se cerrará al instante o pasados unos segundos.

Administrar las extensiones

Como hemos dicho, las extensiones puedes otorgar a nuestro navegador de varias ventajas y funciones extra. En muchos casos no vienen de serie y, sin pensarlo, hemos instalado alguna que en realidad está generando conflicto.

Las extensiones suelen ser casi siempre las culpables de la ralentización del navegador, y contar con algunas de ellas a veces tiene su precio. Cada vez que arrancamos Google Chrome, estas se cargan automáticamente. En este caso, es conveniente deshabilitar algunas para aligerar el trabajo de nuestro navegador.

  • Para ello, deja abierta la pestaña que da error. En la barra de direcciones, teclea la siguiente ruta: chrome://extensions/. Aquí te aparecen todas las extensiones presentes en tu navegador.
  • Otra opción para acceder a ellas es irte a la esquina derecha superior del navegador.
  • Pincha en Más (tres puntos verticales), luego vete a Más Herramientas y, por último, accede a la opción Extensiones.

Problemas Chrome

  • Si algunas de las extensiones no la requerimos en dicho momento, debemos deshabilitarla desmarcando la pestaña.
  • Si no te interesa tenerla, puedes eliminarla directamente del navegador pulsando en Quitar. Una vez que lo hayas hecho, recarga de nuevo la página para ver si persiste el error.

Problemas Chrome

Es un proceso sencillo. No obstante, puede ser un poco largo si tienes instaladas bastantes extensiones. Cuantas menos extensiones haya, más rápido irá el navegador.

Borrar caché y cookies

Si el problema continúa vigente, otra manera de tratar de solucionarlo es borrar la caché y los datos de navegación. A veces, Google almacena cierta información que impide que una página se cargue.

  • Nuevamente, pulsamos en el botón Más del navegador.
  • Pinchamos en Más herramientas y ahora elegimos Borrar datos de navegación.
  • Ahora selecciona Cookies y otros datos de sitios, así como Archivos e imágenes almacenados en caché.
  • Pincha en borrar datos y reinicia el navegador para comprobar que la página carga con normalidad.

Problemas Chrome

En esta este menú puedes jugar con diferentes opciones, desde las más básicas hasta las más avanzadas. Échale un vistazo detenidamente. Podrás elegir el intervalo de tiempo que deseas borrar, así como el historial de descargas, de navegación, los datos para autocompletar formularios, etc…