¿ADSL a 60 megas en Madrid?

¿ADSL a 60 megas en Madrid?

Redacción

¿Será posible disfrutar de conexiones de ADSL en España con velocidades en torno a los 60 megas? El primer paso en esta dirección lo va a dar el operador Zertia, que anuncia en su web ADSL de 60 Mbps, aunque por el momento solo se reduciría a Madrid y al entorno empresaria.

Desde hace tiempo nos hemos hecho eco de varias investigaciones que demostrarían que el par de cobre tiene mucho que decir y proporcionar velocidades muy superiores a las actuales gracias a la aplicación de nuevas tecnologías. Por ahora, el escalón superior a las clásicas conexiones ADSL que la mayoría de usuarios tienen en sus hogares son las VDSL que ofrecen dos grandes operadores como Movistar y Jazztel.

Estas conexiones alcanzan una velocidad real de 30 Mbps y en teoría puede llegar a alcanzar los 50 megas, aunque por ahora estos operadores no comercializan una oferta de este tipo. En este contexto conocemos el servicio de 60 megas de Zertia, que ofrece una conexión con esta velocidad de bajada y 6 Mbps de subida. La oferta está disponible para el mercado empresarial y concretamente en la provincia de Madrid. No obstante, cabe remarcar que la distancia desde la central hasta el hogar (o empresa) es fundamental. Para aprovechar al máximo la velocidad de la conexión de Zetia hay que estar a menos de 800 metros de la central, aunque habrá que ver la aceptación que tiene dado el amplio despliegue que tiene en esta región la fibra óptica de Movistar.

Con un escaparate minoritario, la conexión de alta velocidad enseña el camino que podrían tomar a medio plazo operadores más grandes. A Movistar y Jazztel podría unirse Vodafone, que ya anunció su intención de lanzar conexiones VDSL, cuya evolución tecnológica podría desembocar en conexiones de 100 megas en un futuro que se antoja lejano.

Las conexiones VDSL tienen futuro

Esto podría ser posible gracias a un importante avance que empieza a ser empleado en Bélgica y Dinamarca. Nos referimos a la tecnología de Vectorización VDSL2, que por ahora permite acceder a 50 megas reales a la red donde está aplicada y que en un futuro permitirá llegar a los 100 Mbps y poder aprovechar al máximo la red de par de cobre hasta que el despliegue de fibra óptica sea una realidad masiva en el largo plazo.