¿Ha cambiado realmente Google su algoritmo para luchar contra la piratería?

Google sigue en el punto de mira de la industria cultural y del entretenimiento. El gigante de Mountain View ha sido señalado por el sector discográfico británico con el fin de que el Gobierno del país revise si efectivamente se ha esforzado por eliminar enlaces que faciliten el acceso a contenidos que infringen el copyright.

En los últimos años nos hemos hecho eco de las continuas presiones de compañías relacionadas con el cine y la música hacia los buscadores en Internet. Su principal acusación es que éstos colaboran de forma activa con la llamada "piratería" al enlazar a páginas de enlaces o que albergan estos contenidos. Las presiones acabaron por surtir efecto y en agosto Google anunció que tendría en cuenta sus plegarias y castigaría a este tipo de webs degradando su posición en los resultados de búsqueda.

Los meses han pasado y la industria del entretenimiento sigue sin estar contenta. Como leemos en The Guardian, el Gobierno de Reino Unido revisará la promesa de Google a petición de estas compañías, que creen que el anuncio de los responsables del buscador fue un mero movimiento de cara a la galería. De nada parecen haber servido las acciones llevadas a cabo por Google como la última que recogimos, en la que el buscador añadió a The Pirate Bay, el famoso buscador de enlaces BitTorrent, a su lista de dominios censuraddos que quedan fuera de su función de autocompletado y búsqueda instatánea.

Sin embargo, como se encarga de demostrar Torrentfreak con unos ejemplos concretos, las medidas tomadas por Google han variado con el paso del tiempo y vuelven a aparecer entre los primeros resultados algunos enlaces que habían sido suprimidos cuando el buscador anunció su acción.

El enfado por parte de la industria es evidente. "Google dijo que dejaría de mostrar a los peores sitios de piratería en sus resultados y en su informe de transparencia puede ver claramente cuáles son los dominios más infractores", señalan desde la BPI, asociación que engloba a la industria discográfica británica. "A pesar de haber pasado tres meses y de haber cambiado su algoritmo, muchos de estos sitios siguen apareciendo en los resultados, por lo que estamos hablando con Google para aclarar qué está pasando", sentencian.

¿Acabará siendo multado el buscador en caso de que el Gobierno británico concluya que no hace lo suficiente para evitar la piratería?