Las ventas de la industria discográfica se hundirían sin el P2P

Las ventas de la industria discográfica se hundirían sin el P2P

Redacción

Uno de los sectores más críticos históricamente con las descargas a través de redes P2P ha sido el de la industria discográfica. Sin embargo, parecen poco conscientes del efecto positivo que tienen las descargas en sus ventas dado que los usuarios de estas redes son los que más música compran.

No es el primero ni será el último que lo demuestra. Un reciente estudio publicado por American Assambly asegura que aquellos que acceden a conteindos musicales a través de redes de intercambio de archivos como BitTorrent o eMule gastan un 30% más en música que aquellos que no acostumbran a descargar estos contenidos por P2P. Se trata de un dato que hay que contextualizar en Estados Unidos y Alemania pero que puede extrapolarse a otras zonas del mundo sin temor a equivocarnos.

El estudio es rotundo en sus conclusiones "Los mayores piratas musicales son también los que más pagan por adquirir música". Aparte del citado porcentaje, que se refiere a Estados Unidos, en el país europeo se ha demostrado que los usuarios de P2P gastan tres veces más en música que aquellos que no emplean este tipo de servicios en Internet.

Aunque desde la industria discográfica no ha habido una reacción oficial a estas conclusiones, los datos demuestran que los millonarios ingresos que perciben en la actualidad se resentirían en gran medida si los usuarios no utilizasen P2P para acceder a estos contenidos. Gracias a Internet y a este tipo de servicios son muchos los usuarios que han descubierto nuevos artistas y no han dudado en adquirir pagando sus obras a pesar de tenerla de forma gratuita en su PC u otro dispositivo, por no hablar de otro tipo de ingresos que generan a artistas/discográficas comprando productos de márketing o acudiendo a conciertos.

La propia industria discográfica debería tener en cuenta datos como este a la hora de ser más cauta cuando lanza su agresivo discurso contra la llamada "piratería" señalando a los usuarios de P2P. "Aunque descargar una canción no es un gran delito, el impacto económico que suponen millones de descargas ilegales es devastador", aseguraban desde la RIAA, asociación que engloba a las principales discográficas del mundo y que lucha por la prohibición de estos sistemas de intercambio de archivos.

En cambio, si nos atenemos a los resultados de estudios como el publicado el efecto de las descargas es el contrario. ¿Dejará de tirar piedras contra su tejado este sector y se centrará en adaptar su modelo de negocio para sacar un partido mayor en lo económico al mercado en la Red?