Se confirma el fracaso de la Ley Sinde con menos de 10 expedientes en curso

Decepción en el entorno de la industria cultural por la poca efectividad de la Ley Sinde. Según ha confirmado el director general de la Federación para la Protección de la Propiedad Intelectual (FAP), apenas hay 10 expedientes iniciados en base a la norma antidescargas y ninguna resolución por ahora.

"La buena noticia con que este gobierno se estrenó ha quedado disuelta por la falta de resultados inmediatos, sobre todo cuando estamos hablando de un procedimiento que se pretendía muy ágil y rápido. Es lógico que estemos decepcionados". Con estas palabras ha expresado su malestar José Manuel Tourné, director general de la FAP, que ha confirmado el fracaso de la Ley Sinde-Wert al haber iniciado la Comisión de Propiedad Intelectual solo 10 expedientes de las 80 denuncias presentadas por los titulares de derechos de autor que buscan el cierre exprés de páginas de enlaces.

"Alguna consecuencia ha habido. Primero, era un paso fundamental trazar una línea que definiera lo que, una vez traspasada, fuera ilegal. Hoy nadie puede decir que descargar sin autorización es legal. Todo el mundo sabe ya que las descargas no autorizadas infringen las leyes", asegura una de las figuras más beligerantes contra las descargas en Internet. No obstante, reconoce que el primer efecto que tuvo la aprobación del Reglamento de la norma ha quedado disuelto ya que algunas páginas de enlaces que cerraron en un primer momento se han transformado para no incumplir la ley.

Por este motivo, Tourné ha animado al Gobierno a ser más efectivo a la hora de cumplir esta legislación. "Las leyes que no se aplican son papel mojado. La propiedad intelectual, como otros muchos derechos, no la protegen las leyes, sino quienes las aplican. Y si se aplican con rigor dan resultado", critica comparando su nulo efecto con la efectividad mostrada por la Ley del Juego. "Ojalá la CPI hubiera actuado con esa celeridad y eficacia", afirma.

La FAP ha conseguido un pobre balance en los meses que ha estado en vigor la ley antidescargas. "De los 39 casos que hemos presentado sabemos que se ha notificado solo uno, lo que demuestra que el balance es pobrísimo [sic]", explica Tourné, que indica que su asociación se reunirá con el ministro para pedir un endurecimiento de la ley para perseguir a las webs que se han transformado y que han vuelto a tener los altos niveles de visitas que tenían antes de la llegada de la norma.

A pesar de la evidente decepción mostrada por Tourné, la entrevista publicada en Tercer Mercado concluye con una nota de optimismo por su parte. "Mi conclusión es que, aunque las cosas de palacio van despacio, el final de las webs piratas está muy cerca", sentencia. El tiempo demostrará cuán acertado o equivocado está este defensor a ultranza de la propiedad intelectual por encima de derechos básicos que quedan pisoteados gracias a la Ley Sinde.