El precio de los juegos de PC podría dispararse con la llegada de Windows 8

El precio de los juegos de PC podría dispararse con la llegada de Windows 8

Redacción

El sector de los videojuegos desconfía de Microsoft y su Windows 8. Algunas compañías ven en el nuevo sistema operativo un intento por parte de la compañía de seguir los pasos de Apple y crear un entorno cerrado que podría desembocar en un encarecimiento de los juegos para PC.

En apenas unas semanas llegará al mercado Windows 8. La nueva apuesta de la compañía de Redmond supone un cambio muy importante respecto al camino emprendido años atrás debido en gran parte a la orientación de su software hacia los nuevos dispositivos en auge: las tabletas. Sin embargo, la adaptación a un entorno táctil no es la única novedad que prepara Microsoft, puesto que la firma norteamericana parece seguir el camino marcado por Apple a base de cerrar su sistema a terceros desarrolladores.

Como criticó Valve en su momento a través de su CEO, Gabe Newell, Microsoft busca con Windows 8 tener un mayor control de todas las aplicaciones y videojuegos disponibles para su plataforma. Para ello, éstos tendrán que pasar por su tienda de aplicaciones Windows Store. Newell, que ya señaló en su momento que Windows 8 será una catástrofe para el sector de los videojuegos en PC, afirmó que "intentar copiar a Apple acelerará en vez de disminuir el declive de Microsoft".

El hecho de obligar a los desarrolladores a pasar sus títulos por la Windows Store podría tener una consecuencia seria en el bolsillo de los consumidores si finalmente aplica la medida también al PC y no únicamente a su versión RT para tablets. Hasta ahora los juegos de PC no tenían que pagar ningún tipo de licencia a Microsoft, lo que permitía que saliesen a la venta por un precio inferior a los que aparecen para consola. Con la decisión de los de Redmond, la compañía estaría levantando barreras dentro de un mundo como el de PC para contar con la exclusividad en este terreno eliminando competidores como la citada Valve y su plataforma Steam en caso de que no obtengan las licencias de Microsoft.

El malestar creado por este tema no es exclusivo de Valve. Hace unos meses el creador del original Minecraft anunció que no adaptaría su juego al nuevo sistema operativo. "He recibido un mail de Microsoft, pidiendo ayuda para "certificar" Minecraft para Windows 8. Les dije que parasen de intentar arruinar el PC como una plataforma abierta", explicaba Markuss Persson, diseñador de uno de los títulos indie más exitosos en los últimos años.

Microsoft está aún a tiempo de no cerrar su sistema operativo de este modo, puesto que las consecuencias podrían ir más allá de problemas de adaptación de aplicaciones y los sinsabores de su interfaz Metro. Si los desarrolladores de videojuegos han de pagar la licencia a la compañía norteamericana el precio final de los títulos para PC podría ser superior al actual.