The Guardian propone un canon a las conexiones de banda ancha para salvar a la prensa

Las conexiones de banda ancha deberían ser más caras para compensar a la prensa. Así lo considera el diario londinense The Guardian, que ha propuesto aumentar el precio de las conexiones en 2 libras (2,5 euros) al mes con el fin de que no desaparezca la prensa escrita.

La masificación de las conexiones a Internet ha supuesto una auténtica revolución a la hora de acceder a la información. Su expansión ha provocado que algunas industrias sufran un cambio radical. Mientras que han surgido nuevas alternativas en la Red, son muchos los casos de sectores que han sabido adaptarse a los nuevos tiempos. No obstante, también conocemos casos flagrantes en los que esto no ha sido así, como el de la industria del entretenimiento, cuyos pasos en Internet son por ahora excesivamente lentos, o parte de la prensa escrita.

Desde este último sector ha llegado una propuesta que no ha tardado en ser criticada. Hablamos del artículo publicado en The Guardian por el periodista David Leigh. En él habla de las dificultades por las que atraviesa el mundo del periodismo escrito, aprovechando para hacer un llamamiento para salvar el sector. "Llegará un día en que los periódicos simplemente dejarán de publicarse y eso será desastroso para la democracia. En ese momento solo tendremos a la tímida BBC y basura superficial", afirma Leigh.

Con el objetivo de que esto no ocurra, el periodista propone gravar las conexiones de banda ancha con una tasa de 2 libras al mes que irían a parar a las arcas de los medios. "Una pequeña tasa a los proveedores de banda ancha de Reino Unido se podría distribuir entre los proveedores de noticias en proporción a sus tasas de lectura de noticias online en Reino Unido", sugiere el periodista. Leigh considera que así podrían recaudarse unos 500 millones de libras (625 millones de euros) al año para que no desaparezcan en un futuro medios como The Guardian, The Telegraph, The Independent o The Daily Mail.

Aunque la propia prensa ha tratado de recaudar dinero con el modelo de pago por suscripción, el periodista ve un fracaso esta opción. No obstante, señala que resulta paradójico que los usuarios que se niegan a pagarla no tienen problema a la hora de pagar más a los operadores para acceder a esta misma información a mayor velocidad.

Las primeras críticas a la propuesta no se han hecho esperar. "¿Por qué el público que utiliza Internet tiene que pagar por la incapacidad de los gestores de los periódicos de poner en marcha un modelo económico eficaz en el mundo del post-periódicos impresos?", se pregunta un lector del medio, quien no duda en comparar la medida con "pedir una tasa a los coches para pagar a los carros de caballos". Otros sostienen que debe ser el sector por sí mismo quien encuentre "maneras de volver a ser apetecibles para los usuarios".

¿Qué os parece la medida propuesta en The Guardian? ¿Estaríais dispuestos a pagar 2,5 euros más al mes en vuestras conexiones para que siguiesen existiendo periódicos en papel?