Las zancadillas de los operadores de ADSL y banda ancha móvil al P2P y la voz IP

Los operadores de banda ancha tanto fija como móvil restringen el P2P. Sin embargo, se observa una política mucho más severa en este sentido en los proveedores de Internet móvil que en los de ADSL. Esta es una de las conclusiones de una encuesta realizada entre casi 500 operadores europeos.

Un interesante artículo de Cristina Ramón en el blog de la CMT nos acerca a los resultados de una encuesta realizada por el BEREC (organismo que agrupa a los reguladores de telecomunicaciones europeos) entre 496 compañías de banda ancha fija y móvil. Los resultados de dicho estudio detallan las prácticas de éstas a la hora de gestionar el tráfico en sus redes en un momento en el que el aumento en dicho tráfico es una realidad y donde algunos servicios en la red siguen siendo objetivo de los operadores.

Aunque los datos publicados no concretan qué compañías zancadillean el tráfico degradando la velocidad o impidiendo directamente ciertos servicios, en la encuesta vemos cómo son los operadores de Internet móvil los que más restringen algunos servicios. Históricamente el intercambio de archivos P2P (peer to peer) ha sido uno de los grandes objetivos de las compañías al mover una elevada cantidad de datos.

No faltan operadores de banda ancha fija que obstaculizan este tráfico. En concreto son el 18% de los operadores quienes limitan de algún modo el intercambio de archivos ralentizando la velocidad, especialmente en horas punta, algo que denunció recientemente la Comisión Europea. Sin embargo, este porcentaje está muy por detrás del de los operadores móviles, puesto que uno de cada tres pone algún impedimento técnico a la hora de utilizar el P2P. Como detalla la encuesta, son más los que directamente bloquean este servicio en sus conexiones que los que optan por otro tipo de restricciones como la degradación de velocidad.

La diferencia a la hora de imponer restricciones por parte de los operadores crece cuando hablamos de la voz IP. Las compañías que ofrecen Internet móvil ven en este servicio una seria amenaza a su fuente de ingresos, por lo que declaran la guerra a servicios como Skype o Viber. Mientras que en banda ancha fija solo dos compañias de 266 optan por obstaculizar de algún modo estos servicios, en banda ancha móvil una de cada cuatro prohíbe su emple en sus conexiones. De éstas, el 56% limita la voz IP técnicamente mientras que el 44% la prohíbe por contrato pero no de forma técnica.

Otro de los detalles que nos deja la encuesta viene a confirmar el elevado número de compañías móviles que opta por imponer límites de descarga, algo que en los servicios de banda ancha fija no es por el momento una tendencia generalizada en nuestro continente. Asimismo, se observa que el 11% de los operadores dan prioridad al tráfico de alguna aplicación. Desde la Comisión Europea ya se ha señalado que no se legislará para crear una Internet completamente abierta, pero sí se recomienda a los usuarios que "den la espalda a aquellos operadores que ponen límites".