La justicia declara legal las modificaciones de consolas

La justicia declara legal las modificaciones de consolas

Javier Sanz

El Ministerio Fiscal y la Policía Científica de Zaragoza han declarado que no existe delito alguno en la instalación de chips modificadores en las diferentes consolas, en contra de lo sostenido por la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (aDeSe), quien incluso se jactaba de las multas impuestas a una serie de tiendas por la venta de consolas modificadas y contenido pirata.

La historia es la siguiente. En 2007, la Brigada Provincial de Policía llevaba a cabo una redada en dos tiendas de videojuegos localizadas en un centro comercial de Zaragoza, procediendo a la detención de los responsables de las tiendas y a sus diferentes empleados, tras la denuncia impuesta por aDeSe (Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento) por la venta de contenido contra la propiedad intelectual.

Tras cinco años en espera de una resolución, el Juzgado de lo Penal número 5 de Zaragoza imponía, a través de la sentencia 00137/2012 del pasado 9 de mayo, la condena de un año de prisión al responsable de una de las tiendas, además de una fuerte sanción económica, mientras que al de la segunda, una multa de 360 euros, al considerar que el marco de beneficio por la venta de contenido pirata no superaba los 400 euros. El resto de los detenidos habían sido absueltos de todo delito.

Tras dicha sentencia, aDeSe (Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento), que es la que ha dado a conocer la resolución, no ha tardado en mostrar su satisfacción en una nota de prensa donde, además, insiste en que "la piratería en el ocio digital lastra y paraliza la industria del videojuego en España, impidiendo la creación de empresas locales y la potenciación de la confianza para atraer la inversión de compañías internacionales en nuestro país".

La patronal española de la industria del videojuego incluso llega a utilizar dicha sentencia para reafirmarse la idea de que la instalación de chips modificadores en las consolas constituye una actividad delictiva. Y esta sentencia sería un ejemplo de ello.

Sin embargo, como bien recoge el portal ElOtroLado, nada de ello responde a la realidad. Porque ni la Brigada Provincial de la Policía Científica de Zaragoza, ni el Ministerio Fiscal ni la juez que instruyó el caso han considerado que la instalación de dichos chips sea objeto de delito.

Así al menos lo asegura una de las tiendas implicadas, que a través de su abogado ha dado a conocer la resolución completa de cada uno de los organismos citados. En el caso de la Policía Científica, se puede leer claramente que, a pesar de que los mentados chips permiten la lectura de copias no autorizadas de videojuegos, éstos no están concebidos específicamente para ello, “sino que también permiten acceder a otras aplicaciones legales”, por lo que “el uso o instalación de estos modchips no constituye infracción legal, como recientemente ha señalado diversa jurisprudencia, dado que tendría una utilidad polivalente que facilitaría la realización de actividades perfectamente lícitas”.

Por parte del Ministerio Fiscal se deja bien claro la preferencia de la “absolución de los acusados” como resolución final, mientras que el juez concluye que se debe “dictar una sentencia absolutoria, pues el material incautado por la policía no era legal” basándose en el informe pericial, según la cual “la instalación de los modchips también permite otras aplicaciones legales”.

Esperemos ver cuál será la reacción por parte de aDeSe tras conocerse la resolución completa y averiguar que ésta contradice totalmente lo afirmado en su nota de prensa.