Microsoft colabora con un software que busca eliminar contenidos de BitTorrent

Pirate Pay. Así se denomina el último sistema cuya finalidad es combatir la "piratería" desde dentro de las redes P2P. Para su financiación Microsoft ha aportado 100.000 dólares con el fin de lograr su desarrollo e intentar así el fin de la circulación de material con copyright en la red BitTorrent.

La industria cultural y del entretenimiento sigue buscando alternativas para frenar el supuesto impacto negativo de las descargas a las grandes compañías. Y no, su última solución tampoco pasa por el lanzamiento de una plataforma con sus contenidos a precios asequibles para cubrir la demanda existente entre los internautas. En esta ocasión confían en la creación de un sistema que persiga las obras con copyright que circulan en redes P2P como BitTorrent.

Pirate Pay, empresa con sede en Rusia, ha sido la elegida para el desarrollo de un software que permite atacar de forma directa estos contenidos. Para ello ha contado con la colaboración de Microsoft en forma de soporte económico. La compañía estadounidense quedó encantada con la idea planteada por sus desarrolladores. "Después de crear el prototipo, nos dimos cuenta que podíamos evitar los archivos que se descargan, lo que significa que el programa tuvo un gran comienzo en la lucha contra la propagación de contenidos pirateados", explicó el CEO de Pirate Pay, Andrei Klimenko.

Atacar a BitTorrent desde dentro

Sobre su funcionamiento concreto, Pirate Pay señala su experiencia con "servidores para establecer una conexión con todos y cada uno de los clientes P2P que distribuyen una película. A continuación, Pirata Pay envía tráfico específico para confundir a los clientes acerca de las verdaderas direcciones IP de otros clientes y hacer que se desconecten el uno del otro". Todo un caballo de Troya con el fin de impedir que circulen obras con derechos de autor en redes P2P haciéndose pasar por peers legítimos.

La tecnología tendría un precio de entre 12.000 y 50.000 dólares de cara a ser contratada por las grandes compañías del cine, de los videojuegos y de la industria discográfica. ¿Conseguirá esta poderosa industria su añorado objetivo gracias a Pirate Pay?