EEUU intenta frenar la piratería insertando mensajes imposibles de saltar en DVD y Blu-ray

La industria del cine quiere evitar a toda costa que sus obras en formato DVD y Blu-ray sean "pirateadas". La última iniciativa que han emprendido es lanzar advertencias en sus producciones en estos formatos donde se avisa a los usuarios del grave riesgo que corren si copian sin permiso sus contenidos.

Aunque la estrategia de lanzar advertencias antes de la emisión de películas en formato DVD (antes VHS) es todo un clásico de la industria de Hollywood, el supuesto alto índice de piratería que existe gracias a Internet ha hecho que la industria redoble sus esfuerzos por avisar y amenazar a los usuarios. Las compañías han decidido insertar nuevos mensajes en dichos formatos físicos con la intención de "educar al público", tal y como informa Arstechnica.

Los nuevos mensajes, que son imposibles de evitar si se quiere reproducir el contenido, duran 10 segundos. En ellos se puede ver el logotipo de la asociación que engloba a las principales majors de Hollywood, la MPAA, así como el de la agencia gubernamental ICE, encargada de perseguir lo que considera "piratería" en EEUU como ya demostró con el secuestro del dominio de Rojadirecta. En el primer mensaje se puede leer que "la reproducción no autorizada de material protegido con derechos de autor supone una infracción que acarrea hasta 5 años de cárcel y una multa de 250.000 dólares".

En otro mensaje se intenta señalar al usuario el camino que ha de seguir. "La piratería no es crimen sin víctimas. Para más información acerca de como el robo digital afecta la economía, visite www.iprcenter.gov", explica indicando que la economía es la que realmente se resiente con la copia de estos contenidos y su distribución por Internet. El objetivo de estos mensajes según la industria pasa por "educar en los hábitos de consumo digital".

Asistimos, pues, al enésimo intento por parte de un sector impotente ante la realidad que se ha abierto en el consumo de contenidos gracias a Internet. Mientras los usuarios a nivel general demuestran fehacientemente su interés por pagar para consumir este tipo de productos, la industria hace oídos sordos a la situación y sigue adelante con su distribución de obras a precios nada asequibles y lanzando mensajes como hiciese en los 80 con la masificación del VHS a los que a buen seguro también hacen oídos sordos los consumidores. ¿A qué espera el sector para adaptarse a los nuevos tiempos?