Los Operadores Móviles Virtuales comienzan a ser un problema para Yoigo

El auge de los Operadores Móviles Virtuales (OMV) empieza a complicar a Yoigo a la hora de captar nuevos usuarios. Esta realidad se desprende de los resultados económicos del primer trimestre del año presentado por la filial española de TeliaSonera.

El mercado móvil vive momentos de cambio. Las portabilidades se consagraron en 2011 haciendo del año pasado el que más cambios de operador vivió. La llegada de nuevos competidores al sector hizo que se iniciase una guerra de precios que promete intensificarse durante este año y que está propiciando continuos cambios de compañía entre los usuarios. Los grandes triunfadores de esta batalla en los últimos 12 meses fueron Yoigo, Orange y el nuevo grupo formado por los compañías como Pepephone, Simyo, Ono o Jazztel, los denominados OMV.

La incidencia de éstos en el sector empieza a ser notable como indican las cifras de sus competidores. Estas compañías de bajo coste, que operan a través de las redes de los tradicionales como Movistar, Vodafone y Orange, se han convertido en cierta manera en un quebradero de cabeza para éstas, que han visto (salvo en el caso de Orange) una huida acelerada de usuarios hacia estos operadores low cost. Pero en menor medida también están afectando al que hasta ahora era el rey de las portabilidades, Yoigo.

El cuarto operador con red propia, filial de la escandinava TeliaSonera, ha crecido mucho en los últimos años aumentando de forma constante tanto su cartera de clientes como sus beneficios netos. Sin embargo, los últimos resultados presentados, correspondientes al primer trimestre de este año, demuestran una bajada en la rentabilidad que la propia compañía achaca a "la competencia en el mercado español". Igualmente, en la presentación de resultados ha señalado que los "costes de modernización de su red" también han tenido un "impacto negativo" en unos meses en los que redujo su beneficio neto un 18% respecto al año anterior logrando 485 millones de euros.

Los últimos informes presentados por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) han confirmado que es el grupo de OMV el que más crece. De hecho, en estos primeros meses del año estas compañías han logrado batir sus propios récords, algo que ha notado Yoigo. Por ejemplo, en el mes de marzo, la filial de TeliaSonera sólo ganó el doble de portabilidades de un único OMV como Pepephone a pesar de las diferencias existentes entre ambos operadores por sus dimensiones económicas. La política de subvención de terminales, la red de 1.000 tiendas físicas o la fuerte inversión en publicidad no ha servido para que Yoigo frene el empuje de estos operadores.

Habrá que ver cómo evoluciona el sector en los próximos meses. El camino emprendido por Yoigo en cuanto a sus últimas tarifas recuerda en cierta manera al de los grandes operadores, algo que a tenor de lo visto en los últimos meses ha espantado a un gran número de usuarios de éstos. ¿Qué medidas tomará Yoigo para volver a ser líder en captación de usuarios?