Los juegos de Wii U, Xbox 720 y PlayStation 4 podrían ser más caros que los actuales

El lanzamiento de la nueva generación de videoconsolas vendrá acompañado de títulos que prometen ser espectaculares a nivel técnico. Sin embargo, esto podría tener otra consecuencia que a buen seguro despierta críticas entre los usuarios: un aumento en el precio.

Algunas compañías desarrolladoras de videojuegos han admitido que se encuentran trabajando de lleno en nuevos productos que verán la luz en una nueva generación de consolas. Xbox 720 y PlayStation 4 serán las grandes protagonistas de esta generación de la mano de Wii U, la primera de esta Next-Gen y que verá la luz antes de las próximas Navidades. Microsoft y Sony se han negado a dar ningún detalle sobre sus nuevas consolas, pero dentro del sector se da por hecho que a partir de 2013 conoceremos todos los detalles.

Por ahora son sólo las desarrolladoras las que han dado algún dato sobre estas nuevas consolas. Por ahora la mayoría de las informaciones que se han conocido hablan de la calidad técnica de las mismas así como de su fecha de lanzamiento, pero en los últimos días también hemos conocido algunos detalles sobre los costes de producción de los futuros títulos. Nuestro portal especializado en videojuegos, Gamerzona.com, se hace eco de las declaraciones de una fuente que ha preferido quedar en el anonimato pero que trabaja para una de estas desarrolladoras.

"Estoy duplicando mi presupuesto en estos modelos", explica. "Si queremos sacar el máximo partido a las capacidades de Durango (nombre en clave como se conoce Xbox 720), necesitamos mucho más tiempo", señala el empleado de una popular saga de Xbox 360. La calidad de las texturas y el elevado número de polígonos que podrá manejar el nuevo hardware incrementarían tanto el tiempo de desarrollo como el presupuesto necesario para conseguir un producto acorde con las capacidades de estas consolas.

Xbox 720 Durango

La consecuencia, al margen de juegos de impresionante calidad, sería con toda probabilidad que los títulos tuviesen un mayor precio en el mercado. A pesar de que el precio de los videojuegos para consolas no es precisamente reducido, las compañías no están dispuestas a ver reducidos unos ingentes ingresos, por lo que esta posibilidad ha de ser tenida muy en cuenta.

No podemos obviar que si finalmente siguen esta estrategia podrían darse consecuencias no deseadas, como la conversión del mercado del videojuego en uno de lujo con la pérdida de usuarios que no podrían afrontar dichos precios más si cabe la situación económica que vivimos en la actualidad. Además, hay que tener en cuenta otras políticas que multiplicarían la controversia en la Next-Gen como las que ya se han planteado. Obligar al usuario a jugar conectado a Internet o la ejecución de una única unidad de un título por consola para acabar con la "piratería" y el mercado de segunda mano podrían llegar con las nuevas consolas, algo que ha sido muy criticado en los últimos días.

¿Acabará tomando el sector este peligroso camino? Puedes opinar en los comentarios o participando en el Foro de Gamerzona.com.