La Comisión Europea rebajará los abusivos precios de Internet móvil en roaming

Utilizar nuestra tarifa de datos en otro país de la Unión Europea será más económico a partir del próximo verano. Por primera vez, el Ejecutivo comunitario regulará las tarifas minoristas de Internet móvil para poner límites a los abusivos precios que se daban hasta ahora.

Los disgustos tras consultar la factura móvil a la vuelta de las vacaciones de verano después de viajar por otros países europeos son tristemente demasiado habituales en los usuarios a día de hoy. El motivo no es otro que el alto precio que existe a la hora de realizar y recibir llamadas en itinerancia así como cuando se navega a través de la tarifa de datos. La Comisión Europea, consciente de esta realidad, parece dispuesta a acotar la situación y, además de continuar con su rebaja en los precios en las llamadas en roaming, también lo hará con las tarifas de datos móviles.

Según podemos leer en el Blog de la CMT, en el inminente mes de abril se publicará el nuevo reglamento para el roaming, que fijará por primera vez unos límites en las tarifas minoristas de Internet móvil. El plan establecido por el Ejecutivo europeo tendrá una vigencia de 10 años, abarcando desde 2012 a 2022, aunque se revisará a mediados de esta década para comprobar su efecto.

Los precios finales que pagarán los usuarios están siendo discutidos en varios ámbitos como el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y el Consejo Europeo. Estas instituciones no han llegado a un acuerdo aún sobre las tarifas. El primero de ellos establece que a partir del próximo 1 de julio el usuario pague un máximo de 50 céntimos por MB consumido, mientras que la CE y e Consejo creen que es una rebaja demasiado drástica para aplicarla de forma inminente y apuestan por 90 céntimos el MB.

En 2013 y 2014, igualmente desde el mes de julio, el precio se reduciría de forma considerable en opinión de estas instituciones, de modo que si se sigue la propuesta del Parlamento, dentro de dos años los usuarios pagarían un máximo de 20 céntimos por MB mientras que la propuesta de los otros dos organismos elevaría el precio hasta los 50 céntimos por MB. En lo que sí coinciden estas instituciones es en poner un límite de gasto de 50 euros en Internet móvil para evitar facturas abusivas. Si el usuario quiere superar este límite tendrá que comunicarlo motu propio.

¿Qué modelo seguirá la nueva regulación? ¿Seguirá las directrices marcadas por el Parlamento Europeo o seguirá la línea argumentada por la Comisión Europea y el Consejo Europeo? En cualquier caso, los usuarios están de enhorabuena porque la situación que se daba hasta ahora propiciaba en demasiadas ocasiones que tuviesen que pagar facturas excesivas.