Bruselas podría investigar si Movistar, Vodafone y Orange pactaron sus precios

Los grandes operadores de telefonía móvil están en el punto de mira de la Comisión Europea. Movistar, Vodafone y Orange, así como otros dos grandes operadores europeos, podían ser investigados por Bruselas por un supuesto caso de pacto a la hora de fijar sus tarifas.

A finales de 2010 los grandes operadores europeos, un grupo formado por cinco compañías (Telefónica, Vodafone, Orange, Deutsche Telekom y Telecom Italia), formaron el denominado E5. Se trata de grupo informal de debate en el que el objetivo fue tratar los problemas comunes del sector como el crecimiento del tráfico en sus redes, la necesidad de armonizar tecnologías (como por ejemplo a la hora de realizar pagos mediante el móvil) así como el auge de otras compañías cuya fuerza está creciendo mucho en el sector como Apple y Google gracias al iPhone y Android.

Sin embargo, este encuentro entre los grandes operadores ha despertado los recelos de la Comisión Europea. Según leemos en Expansión, los servicios de Competencia ven en este pacto un posible caso de colusión por lo que se podría abrir una investigación formal puesto que han decidido pedir información a la GSMA, la asociación que agrupa a la mayor parte de los operadores de telecomunicaciones del mundo.

Esta asociación tiene constancia de los debates mantenidos por el ya disuelto E5 y la información que aporte podría ser fundamental para probar un posible pacto en las tarifas de telefonía móvil, algo que es completamente ilegal según la regulación europea. No obstante, fuentes del sector han expresado su sorpresa ante la posible investigación desde Bruselas destacando el carácter público de este grupo. De hecho, las compañías que lo integraban acordaron el envío de una carta conjunta a la comisaria de la Agenda Digital, Neelie Kroes, en la que se explicaban los aspectos tratados en las reuniones y sus particulares preocupaciones acerca de los problemas que apreciaban en el sector.

En caso de demostrarse un pacto de precios estaríamos ante una práctica anticompetitiva de la que se derivarían fuertes sanciones. En nuestro país las grandes compañías del sector móvil ya fueron investigadas sobre la subida de precios en el año 2007. Movistar, Vodafone y Orange aplicaron idénticas subidas en el precio del establecimiento de llamada (hasta los actuales 15 céntimos) pero el informe de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) aseguró que las subidas no suponían "una actitud de concertación para evitar la libre concurrencia en el mercado".