Rapidshare cree que la operación del FBI fue contra los dueños no contra el servicio

Todos los servicios de almacenamiento de archivos están en la picota después de la intervención del FBI en el caso Megaupload, por ese motivo los responsables de Rapidshare han querido dejar claro que su servicio es diferente y no temen una intervención policial en el futuro.

Según publica Arstechnica, Alexandra Zwingli, Consejera Delegada del conocido servicio de descarga directa no cree que la policía vaya a intervenir contra ellos. "Es como si por clausurar un banco que ha cometido irregularidades tuvieran que cerrar todos los demás". Asimismo considera que la intervención del FBI no fue contra los servicios de almacenamiento sino contra los responsables de Megaupload que habían cometido supuestamente varios delitos, entre ellos el blanqueo de capital o la violación del copyright remunerando a los usuarios "más piratas":

Rapidshare se desmarca del asunto

En una nota de prensa enviada por la empresa enumeran todas las diferencias entre Rapidshare y Megaupload. Por ejemplo señalan que su servicio es "mucho más transparente que el imperio Mega", de hecho recuerdan que Rapidshare se fundó en Suiza y allí sigue. Asimismo recuerdan que sus administradores no son personas anónimas y son siempre accesibles. Por último añaden que Rapidshare no recompensa a los usuarios que suben más contenidos, es más, actúan con digilencia ante posibles infracciones de ficheros protegidos por derechos de autor.

Sin preocupaciones

A pesar de que multitud de medios de comunicación sitúan a Rapidshare en la diana de las autoridades, Daniel Raimer, portavoz de la compañía dejó claro que "no están preocupados ni asustados por la intervención policial". Por último, recuerda que hacen exactamente lo mismo que Dropbox o que el servicio de Microsoft SkyDrive. ¿Pensáis que Rapidshare está en la diana de la industria cultural?