El riesgo de usar el smartphone como router

El riesgo de usar el smartphone como router

Redacción

La llegada de los smartphones de última generación al sector de la telefonía móvil ha traído la posibilidad de convertir nuestros terminales en routers que compartan la conexión de banda ancha del usuario con otros dispositivos a través de WiFi. No obstante, este proceso, denominado tethering puede entrañar algún riesgo para el usuario.

El tethering es una de las nuevas características que han traído los teléfonos inteligentes. Se trata de una técnica que nos permite la conexión a Internet utilizando nuestro teléfono móvil como dispositivo de acceso, de modo que podemos acceder con nuestra tarifa de datos desde un ordenador portátil, tableta u otro terminal. Esto, en principio, se trata de una gran ventaja para aquellos que recelan de la navegación a través del móvil o que prefieren otros dispositivos más amplios por comodidad.

Sin embargo, un reciente informe del que se hace eco Blog CMT señala el riesgo que puede correr el usuario al utilizar su smartphone como router. El estudio asegura que el mayor volumen de tráfico de datos se registra en los ordenadores portátiles. La media mensual de tráfico que suelen consumir estos dispositivos, incluidos los que utilizan un smartphone a través del tethering, asciende desde 1 a 7 GB mensuales. La diferencia es muy abultada con los 500 MB de un smartphone o los 800 MB que mueve de media una tableta.

Aunque no todas las tarifas de datos móviles de los operadores permiten utilizar el móvil como router, sí lo suelen hacer las más caras, que suelen tener limitada la navegación hasta los 4 o 5 GB al mes. Una vez superado este límite algunos operadores optan por reducir drásticamente la velocidad de navegación y otros prefieren cobrar un extra por cada MB consumido por el usuario, por lo que aquí encontraríamos el principal riesgo del tethering: acabar pagando más si preferimos navegar desde el PC en lugar del móvil.

Con los datos en la mano del informe de Ericsson, navegar desde un portátil supone que arriesgarse a superar el límite que habitualmente tenemos contratado. "Las sesiones de conexión en los portátiles son mucho más extensas, principalmente durante el día y las primeras horas de la tarde, pero durante el atardecer y la noche estas máquinas suelen apagarse. En contraste, los smartphone y las tabletas presentan sesiones de conexión más cortas y frecuentes durante todo el día. En cuanto al uso de Internet, las tabletas se parecen más al móvil que al PC", explican los responsables del estudio.

Así pues, la precaución a la hora de utilizar nuestro móvil como router podría evitarnos algún disgusto en la factura en caso de que nuestro operador opte por cobrarnos de más el mega extra consumido. ¿Sueles utilizar tu smarpthone con la técnica del tethering? ¿Capa tu operador este proceso con tu tarifa de datos?