Las webs de enlaces animan a la industria a combatir la piratería con otro modelo de negocio

"La Ley Sinde difícilmente cumplirá el objetivo de eliminar o reducir la piratería en internet, creo que eso se hace con nuevos modelos de negocios y no con leyes". Con estas palabras se defiende el responsable de una web de enlaces señalado por la Ley Sinde. Los responsables de estas webs creen que la norma antidescargas fracasará.

Los responsables de las páginas web que contienen enlaces a contenidos con copyright y que serán perseguidas por la Comisión de la Propiedad Intelectual creada por la Ley Sinde no han tardado en responder al sentirse señalados. Algunos de ellos han participado en una entrevista con el diario Público, que anunció hace unos días el listado de 122 páginas que serían las primeras en ser perseguidas por la polémica ley.

En primer lugar hay que destacar que la inmensa mayoría de las páginas sobre las que se ha puesto el punto de mira no podrán ser cerradas al no estar alojadas en servidores españoles. La solución que ha buscado el Gobierno a petición de la industria cultural ha sido el bloqueo al acceso a sus contenidos desde territorio español, lo que es visto con preocupación e indignación por los administradores de las webs así como por la comunidad internauta. A pesar de ello, esta medida está encaminada al fracaso, dados los medios tecnológicos que existen actualmente para que los usuarios se salten estos bloqueos.

"No sé cómo van a limitar el acceso a través de VPN, seguramente sea un negocio a explotar para muchos", explica el responsable de Taringa, una comunidad de habla hispana pero que ni es española ni está alojada en nuestro país. Además, el dueño de esta web se defiende del dedo acusador señalando que Taringa es "una comunidad de contenido donde puedes encontrar cualquier tipo, desde curiosidades, recetas, noticias a vídeos online". "Desde hace un tiempo, Taringa está trabajando para evitar la publicación de enlaces a descargas. El porcentaje de visitas a posts con contenidos que tienen enlaces, independientemente de si tienen o no derechos los archivos enlazados, es menor al 9%", destaca.

Dado que no toda la actividad de estas webs se basa en compartir enlaces que choquen con la Ley Sinde, el bloqueo de las mismas podría afectar al derecho a la libertad de expresión y de información recogidas en la propia Constitución Española. "Lamentablemente parece que los sitios que permiten a los usuarios generar y compartir contenidos van a tener que aplicar filtros de censura previa, lo cual sí es una limitación a la libertad de expresión", explican. "Consideramos cualquier restricción, bloqueo o prohibición como un ataque a la libertad de expresión y como un acto de censura", critican desde Argenteam, otra web que podría ser perseguida por la Ley Sinde.

Por todo ello, desde este tipo de webs se anima tanto a la industria de la cultura y el entretenimiento así como al Gobierno a buscar otras fórmulas para luchar contra lo que consideran "piratería". La solución quizá sea más simple de lo que puedan creer y pasaría por crear plataformas de contenidos alternativas a las webs de enlaces a precios asequibles, pero el empeño por mantener un modelo de negocio desfasado aunque sea pasando por encima de los derechos de los ciudadanos parece que puede más en esta absurda guerra.