De la Ley Sinde a la Ley Wert

De la Ley Sinde a la Ley Wert

Redacción

"No podemos seguir como estamos". Con este planteamiento ha anunciado el nuevo ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, que introducirá una "regulación de la propiedad intelectual" en Internet. Teniendo en cuenta que en su momento tomó posiciones muy cercanas a la Ley Sinde, es de suponer por dónde irán los tiros.

Poco ha tardado el nuevo ministro de Cultura en anunciar que seguirá la senda marcada por el anterior Gobierno en materia de control de Internet. "No voy a ser tan insensato como para anticipar un criterio cerrado o detallado, pero sí anticipo que necesitamos regular una protección de la propiedad intelectual que esté alineada con la naturaleza del reto que tiene en este momento esta protección", aseguraba Wert en palabras recogidas por Antena3.

Sin embargo, gracias a Internet, esa poderosa herramienta que Gobiernos y poderosas compañías se empeñan en querer controlar con nulo éxito, podemos conocer la opinión de Wert en materia de propiedad intelectual y el apoyo que éste mostró hace casi un año a la llamada Ley Sinde. A pesar de que esta norma se salta toda la jurisprudencia dictada hasta ahora por los jueces ya que estos han declarado en múltiples ocasiones la legalidad de las webs de enlaces que pasarían a estar perseguidas con la nueva norma, Wert la apoyó y suponemos seguirá apoyando.

"Las webs de descargas son la traducción digital del receptador de mercancía robada", aseguraba en un artículo publicado en El País en enero de este año. Wert considera que en Internet "dominan abrumadoramente los libertarios digitales, quienes se oponen a cualquier restricción en la Red, incluidos los límites al despojo puro y duro de la propiedad intelectual de los creadores culturales".

Wert considera que no es "razonable discutir ni la prevalencia del derecho a la propiedad intelectual del autor frente a otros supuestos derechos o expectativas de tales, ni tampoco el enfoque básico de dirigir la norma no contra quien descarga contenidos sin respetar el derecho del autor a su retribución, sino contra quien materialmente hace posible esa violación jurídica, las webs que alojan fraudulentamente los contenidos descargables".

El nuevo ministro, quien parece creerse poseedor de la verdad absoluta y que no duda en tildar de "tramposos" los argumentos de quienes se oponen a su pensamiento, insiste en equiparar las descargas con el saqueo de la obra de los creadores. "¿Nos imaginamos a alguien llevándose sin pagar de la tienda una colección de bolsos de Vuitton, dado que son muy caros? Los argumentos se convierten en bromas cuando los trasladamos de lo digital a lo material", asegura.

Asimismo, muestra su indiferencia sobre el hecho de que la Ley Sinde hubiese nacido de las presiones de EEUU y la industria cultural. "A mí me da igual que detrás de esta norma estén las presiones de los americanos, los lobbies de las majors, la SGAE, o los Amigos de la Capa Española", afirma concluyendo que "lo importante es si el bien que se protege tiene que ser protegido".

Para finalizar, no duda en arremeter contra los usuarios que descargan contenidos con copyright o lo ponen a disposición de los demás: "Los libertarios no son Robin Hood, sino más bien los nuevos bárbaros". Así pues, es de esperar que su nueva "regulación" entre a combatir tanto a estos "bárbaros". Cojan el catalejo que en el horizonte ya se atisba la Ley Wert que está por llegar.