El PP reformará la Ley de Propiedad Intelectual para acabar con el todo gratis en Internet

"En este país se tiende a pensar que lo que está en Internet, sólo por el hecho de estar, puede ser gratis". Con estas palabras anunció el vicesecretario general de Comunicación del Partido Popular, Esteban González Pons, su intención de reformar la Ley de Propiedad Intelectual cuando su partido tome posesión del Gobierno.

El Partido Popular empieza a avanzar su tímida propuesta en materia de Internet y derechos de autor una vez ha ganado las Elecciones Generales. Si bien se intuía que afrontaría los nuevos retos surgidos en torno a la propiedad intelectual y la Red, se desconocen aún las medidas concretas para lidiar con tan espinosos temas. Eso sí, los antecedentes están ahí y prueba de ello es su apoyo a la llamada Ley Sinde.

Como publica El País, González Pons avanzó en el foro que examinaba las estrategias y los dispositivos digitales para rentabilizar los contenidos su primera medida para proteger los derechos de autor: la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. De este modo respondía de forma positiva al llamamiento de la prensa en papel, que ha visto desplomarse sus ingresos gracias al auge de Internet. Para ello prometió "un plan para que la prensa desarrolle un nuevo modelo de negocio", apoyado en dicha reforma y en subvenciones al sector.

El objetivo del Partido Popular pasa por consolidar "Internet de pago en España", en contraposición al llamado "todo gratis" que considera que impera en nuestro país. Eso sí, de nuevo asistimos a una declaración de intenciones un tanto vaga que simplemente parece allanar el terreno para las medidas que llegarán en los próximos meses y que en ocasiones parece que ni los propios populares conocen a ciencia cierta.

Sorprende el apoyo que se pretende dar a un negocio privado como el de la prensa en papel mientras el PP tiene una política totalmente opuesta de cara a otros medios de comunicación como el de las televisiones públicas, por cuya privatización ha abogado en numerosas ocasiones. ¿Qué sentido tendría subvencionar a estos medios ahora y en qué medida se fortalecería el concepto de propiedad intelectual?

Más allá de su postura respecto a estos medios de comunicación, la expectación crece en torno a cómo tratará el reto real de la propiedad intelectual en la Red la formación popular. En este punto, su reforma o prometida eliminación del canon digital es esperada con ganas por los ciudadanos, pero ya se puede atisbar el camino en esta materia que pretende seguir: el de cambiar todo para que no cambie nada.