EEUU pisa el acelerador de la censura y bloquea un centenar de webs

EEUU pisa el acelerador de la censura y bloquea un centenar de webs

Redacción

Nuevo barrido de Estados Unidos contra las páginas web que, en su opinión, apoyan la llamada "piratería" y la falsificación de productos. Si hace nueve meses llevó a cabo una operación de bloqueo de 80 sitios web nacionales y extranjeros, en esta ocasión ha hecho lo propio con más de 130.

Según leemos en El País, Estados Unidos ha intensificado su campaña de bloqueo de sitios web que considera que vulneran la propiedad intelectual. Más de 130 páginas han sido bloqueadas, la inmensa mayoría dedicadas a la venta de productos de ropa falsificados, aunque entre las afectadas también se encontraría una web que ofrecía software.

Aunque no se ha dado ninguna explcación oficial sobre este caso, el Departamento de Justicia e Inmigración ha dejado visible una nota en el acceso a estos sitios web en la que se recuerda que la "piratería" es considerada un "delito federal sometido a penas de prisión y multas". De hecho, es la misma información que aparece en los dominios secuestrados de sitios web como Rojadirecta, el portal con enlaces a retransmisiones deportivas que es perfectamente legal en España pero que EEUU cree atenta contra la propiedad intelectual.

La operación se ha llevado a cabo en pleno debate sobre la ley SOPA (Stop Online Piracy Act) con la que EEUU pretende frenar la "piratería" en la Red. Sobre sus censoras intenciones ya os hemos hablado, dejando en pañales la presunción de inocencia tanto de usuarios como de sitios web así como intentando cerrar cualquier vía de financiación de las webs que las autoridades estadounidenses consideren que vulneran los derechos de autor.

Esta norma ha abierto un intenso debate en la Red, puesto que algunos gigantes como Google o Facebook no ven con buenos ojos las medidas que introduce. Asimismo, la comunidad de usuarios no ha tardado en reaccionar y ya ha comenzado una recogida de firmas por Internet para intentar que esta ley no sea aprobada puesto que consideran que supone una seria amenaza contra la libertad en Internet.

Aunque se podría llegar a entender que se persiga el fraude a través de productos falsificados, la última acción de EEUU no es sino un aviso de lo que puede llegar a pasar en un futuro con otras páginas, puesto que las autoridades del país norteamericano parecen dispuestas a meter en ese mismo saco las webs de enlaces, incluso aquellas que operan más allá de sus fronteras.