Las leyes contra el P2P no mejoran los ingresos de los artistas

Las leyes contra el P2P no mejoran los ingresos de los artistas

Redacción

Incontables han sido las ocasiones en las que gobiernos e industria cultural han defendido las leyes antidescargas como necesidad proteger a los artistas. Sin embargo, desde la propia Comisión Europea se ve tanto el copyright como estas leyes una forma de castigo que nada aporta a los creadores.

Anclado en tiempos pretéritos, el discurso de la industria cultural muestra con frecuencia lo poco que ha sabido adaptarse el sector a la nueva situación nacida a partir del desarrollo de Internet. Los grupos de presión de la misma insisten en presionar para que los gobiernos planteen leyes que castiguen con firmeza a quienes optan por vulnerar su concepto de propiedad intelectual, basándose en unos derechos de autor que demandan a gritos una evolución.

De vez en cuando surgen voces que intentan hacer reflexionar tanto al sector como a los distintos gobiernos. En esta ocasión nos hacemos eco de una que mucho tiene que decir en este sentido. Hablamos de Neelie Kroes, nada menos que vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de la Agenda Digital. La política holandesa ha dado un tirón de orejas al sector en su último comunicado, en el cual reflexiona sobre los nuevos sistemas que garanticen la difusión de la cultura de forma asequible y que generen una remuneración justa a los artistas.

Por ello pone en el punto de mira al copyright, al que considera "una herramienta para castigar y detener las obras". Kroes cree que la actual lucha contra la llamada "piratería" no está sirviendo para "lograr los objetivos" ya que está costando "millones de euros y apenas deja pequeñas muestras de victoria". Aunque se impulsa en nombre de los artistas, "sus ingresos se encuentran por debajo de la miserable cifra de 1.000 euros al mes", indicó la política.

La situación que se vive, según Kroes, "es devastadora para los propios artistas y para el conjunto de Europa". Y para ello, al margen de señalar a la "piratería", hay que eliminar "la camisa de fuerza del arte" que es el copyright, creando unos "nuevos modelos de distribución y uso que pueden y deben ser tan creativos como el mismo arte". Como ejemplos a destacar en este sentido están Netflix, iTunes o Spotify, servicios que triunfan en la Red. Incluso las leyes contra el P2P y el copyright acaban siendo un problema para estas plataformas.

"Tenemos que volver a lo básico y poner de nuevo a los artistas en el centro del proceso, no sólo de la ley de derechos de autor, sino de toda nuestra política sobre cultura y crecimiento", sentenció la política. ¿Ignorarán los gobiernos y la industria las palabras de Kroes? ¿Debería ser la propia Comisión Europea la encargada de impulsar el cambio en materia de propiedad intelectual en la Red?