Los gigantes de Internet como Google y Facebook, en contra de las leyes antipiratería

Las nuevas leyes que Estados Unidos ha puesto en marcha con el fin de detener la llamada "piratería" no sólo no han contentado a la comunidad de internautas, sino que gigantes de la Red como Google o Facebook han hecho saber su disconformidad en el Senado y el Congreso de EEUU.

Hace unas semanas os explicamos las nuevas medidas de las autoridades de Estados Unidos para luchar contra la "piratería" en Internet. El paso dado supone dar una vuelta de tuerca a las medidas que persiguen los sitios web en los que se enlaza a contenidos protegidos con derechos de autor pero que no cuentan con el permiso de sus titulares para su distribución.

Entre las medidas más preocupantes introducidas está la posibilidad que se da a la industria del copyright (gran impulsora de esta ley antipiratería) de acusar a cualquier web que considere oportuna -se encuentre o no dentro de la jurisdicción estadounidense- si cree que infringe los derechos de autor. Acto seguido los operadores procederán al bloqueo del acceso a dicha página en un plazo de 5 días si el fiscal concede la razón a los acusadores. Tras ello serán los propios responsables de la web quienes demuestren su inocencia o actúen contra este tipo de enlaces alojados en su sitio.

Como era de esperar, la comunidad de usuarios ha respondido ante una ley que toma por bandera la censura preventiva. A ellos se han unido, además, algunas de las empresas más importantes de Internet como Facebook, Google, Twitter y Yahoo. Las compañías han presentado ante el Senado y el Congreso un escrito en el que muestran su oposición a las medidas. Entre las firmantes, al margen de las citadas hallamos a otras también conocidas como AOL, eBay, LinkedIn, Mozilla y Zynga.

Aunque en su escrito aseguran que apoyan la lucha "contra las páginas extranjeras que se dedican a la violación de la propiedad intelectual o la falsificación", consideran que la ley "expondrá a las sociedades estadounidenses del sector de Internet y de las tecnologías, que son respetuosas de la ley, a nuevas responsibilidades inciertas, derechos de acción privada y mandatos tecnológicos que requieren un seguimiento de los sitios web". No en vano, recordemos que si enlazasen desde éstas páginas, aunque fuesen los usuarios, a estos contenidos, se podrían iniciar acciones contra ellas.

Las compañías creen que su aprobación pone en riesgo el "probado y largo historial de la industria en generar innovación y crear puestos de trabajo, así como para la ciberseguridad nacional". Curiosamente, la industria cultural y del entretenimiento siempre señala la pérdida de puestos de trabajo por culpa de lo que consideran el robo de sus contenidos. ¿Acabará Estados Unidos por ceder ante la presión de estos gigantes de la Red o seguirá del lado de la industria cultural y sus grupos de presión?