Empeorar la calidad de un juego pirata, la última medida antipiratería

Empeorar la calidad de un juego pirata, la última medida antipiratería

Redacción

La industria del videojuego sigue ingeniándoselas para intentar combatir la llamada "piratería". La última medida que hemos conocido llega desde los desarrolladores del juego Take on Helicopters. Su nuevo sistema hará que la calidad visual del juego empeore notablemente si se trata de una copia del original.

Si hay una industria dentro del sector del entretenimiento que insiste con vehemencia y frecuencia sobre el mal que le genera la "piratería" ésa es la de los videojuegos. A pesar de la insistencia desde otros sectores como el discográfico o el mundo del cine, la insistencia con la que algunas voces relacionadas con el ámbito de los videojuegos se quejan parece incentivar el ingenio de las desarrolladoras para combatir este fenómeno.

Nuestro portal especializado en videojuegos, Gamerzona.com, se hace eco de la nueva medida propuesta por Bohemia Interactive. Los desarrolladores del título Take on Helicopters, un simulador de vuelo recién salido al mercado, han incluido un sistema que ya ha generado una nueva polémica. Al detectar una copia no original del juego se inicia un proceso que hace que la calidad gráfica vaya empeorando conforme se avanza en el juego. Igualmente, aparecen bugs que impiden una correcta ejecución.

La cuando menos original estrategia de la compañía ha tenido al menos otra consecuencia. Los usuarios han acudido a ella para denunciar en sus foros el fallo incluido en el juego pidiendo explicaciones sobre lo que les sucedía. De este modo, han acabado por delatarse y la compañía ha procedido a expulsarles de los foros oficiales. También se ha especulado con la posibilidad de localizarles y tomar medidas legales contra ellos, aunque esta opción parece muy complicada.

Esta medida se une a otras tomadas por el sector, aunque sin duda parece una de las más originales que hemos visto hasta ahora. La política de DRM es una de las más criticadas por parte de la comunidad de usuarios, porque en muchas ocasiones perjudica tanto a los que adquieren el juego de una forma legal como a los que recurren a copias.

Un ejemplo de este tipo de criticadas prácticas llegó hace tiempo de la mano de Ubisoft. La compañía ha obligado a sus jugadores en algunos de sus títulos a jugar conectados a Internet como los casos de Assassins Creed 2 o Driver San Francisco. Los resultados han sido más bien discretos y las críticas múltiples. ¿Qué os parece el sistema introducido por Bohemia Interactive? ¿Se extenderá dentro del sector?