Los operadores podrían estar exagerando el coste del tráfico de datos para encarecer las tarifas

El auge de la banda ancha móvil ha traído consigo la intensificación por parte de los operadores de un discurso fatalista que aboga por el colapso en las redes ante la alta demanda de datos. Sin embargo, un reciente estudio señala que el coste por el aumento en el tráfico de datos no es tan elevado como aseguran las compañías.

Un nuevo estudio hace tambalearse el manido discurso en el sector de los operadores y que asegura que el consecuente aumento en la demanda de tráfico de datos servirá para colapsar las redes (especialmente en banda ancha móvil), acabar con las tarifas planas e incrementar sus costes de inversión en infraestructuras.

XatakaON se hace eco de un informe publicado por Plum Consulting en el que se desmontaría la argumentación que asegura que el coste por GB que se transmite por las redes se encarece según se saturan las redes. La consultora asegura que el aumento en el número de usuarios que utilizan banda ancha y el consecuente aumento en la cantidad de datos que se transmiten no aumentan los costes relacionados con el tráfico de datos. Esta relación coste-consumo se mantendría constante e incluso el coste se reduciría con el paso del tiempo.

El precio de 1 GB

Si nos atenemos al coste en las redes de banda ancha fija que cita el estudio, centrándose en países como Canadá o Reino Unido, observamos que la transmisión de 1 GB extra supone entre 0,01 y 0,03 euros, algo muy alejado de los "altos costes" que aseguran los operadores. En lo que se refiere a los costes en banda ancha móvil sí se aprecia un incremento en el coste pero no parece tan elevado como aseguran los operadores, señalando que 1 GB extra supone alrededor de 1 euro, mientras que algunos operadores cobran al usuario mucho más de esa cantidad por este consumo.

Además, hay que tener en cuenta que el desarrollo de la cuarta generación de Internet móvil gracias a tecnologías como Long Term Evolution (LTE) permiten un uso más "eficiente" de las redes. No obstante, los operadores han restado credibilidad al informe y siguen asegurando que no exageran el coste del tráfico de datos.