Richard Stallman llevaba razón, la SGAE no merece existir

Richard Stallman llevaba razón, la SGAE no merece existir

Javier Sanz

Richard Stallman, físico y creador de la licencia GNU) lo dijo hace 5 años en una Conferencia en España, “LA SGAE es muy mala, no merece existir y debe ser eliminada”. Los escándalos alrededor de la gestión del dinero de los autores dan la razón al padre del software libre que fue duramente criticado por aquel entonces por una persona vinculada a la SGAE que hoy podría acabar en la cárcel.

Stallman participó en marzo de 2006 en una conferencia en la Escuela de Ingeniería de Gijón y se refirió a la sociedad que en ese momento presidía Teddy Bautista y era administrada por varias personas que a día de hoy están declarando en la Audiencia Nacional en calidad de imputados por malversar fondos.

“La SGAE intenta aplacar la libertad de expresión con demandas para cerrar portales que la critican y pretende eliminar el software capaz de compartir música, algo a lo que todo debemos tener derecho” señalaba el padre de la licencia GNU. También señaló que debería “desaparecer” por las trabas que suponía al mundo de la cultura.

La SGAE respondió a Stallman a través de su director de Gabinete. Paradojas de la vida, hoy está imputado

La sociedad de gestión de derechos de autor no tardó en responder a Richard Stallman. A través de su jefe de relaciones públicas, Pedro Farré, respondió al padre del software libre señalando que sus declaraciones eran “intolerables” y se debían a la “falta de argumentos medianamente sólidos”. Farré también  aseguró que no leía una entrevista con tantas incorrecciones, vaguedades, falsedades y contradicciones en mucho tiempo, de hecho, animó a Stallman a documentarse mejor sobre el “papel crucial de la SGAE en defensa de los autores y sus derechos”.

Casualidades de la vida, cinco años más tarde, Stallman sigue dando conferencias alrededor del mundo en defensa del software libre y Pedro Farré ha sido detenido por gastar miles de euros cada mes con la tarjeta corporativa de la SGAE. Según fuentes policiales, el ex jefe de Gabinete de la sociedad de autores la utilizaba incluso para pagar prostitutas de lujo.