La SGAE exige 700 euros a un bar por un televisor que no utiliza

La SGAE exige 700 euros a un bar por un televisor que no utiliza

Redacción

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) no cesa en sus prácticas recaudatorias. El último caso que hemos conocido es el de un bar salmantino al que la entidad le reclama 700 euros por el televisor del local, el cual ni siquiera está conectado a la antena.

El escándalo del desvío de fondos en torno a la SGAE no ha servido para que la entidad detenga las recaudaciones con sus constantes reclamaciones a establecimientos con el fin de recaudar fondos en concepto de derechos de autor. Como viene siendo habitual en los últimos años, salen a la luz exigencias a determinados establecimientos que difícilmente pueden aprovecharse de esta propiedad intelectual en sus locales.

Uno de estos casos es el que vive el dueño del bar El Caleuche en Salamanca. Según leemos en ADSLzone.tv, hoy se celebra el juicio como consecuencia de la denuncia de la SGAE contra el dueño del local por poseer un televisor. En la demanda, la entidad asegura que "el televisor realizaría actos de comunicación protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual", por lo cual el dueño del establecimiento debe pagar una tasa que está por encima de los 700 euros y además una cuota mensual.

Sin embargo, el dueño del bar, Noel Gómez, se niega a realizar este pago porque su televisor no realiza estos "actos de comunicación". "La televisión ni siquiera tiene antena y no está encencida, porque siempre tenemos música puesta", afirma con rotundidad Gómez. Según el dueño del bar, los inspectores "sólo se limitaron a decir que hay un televisor, nada más, ni si está puesto o no, porque la señal la viene de Ono y la utilizamos sólo para Internet".

Cuando recibió la notificación de la demanda Gómez se pensó que vendría causada por la música del local, pero tampoco tendría por qué pagar tasa alguna puesto que son canciones sin derechos de autor. El abogado del acusado considera que la entidad tiene todas las de perder. "La demanda de la SGAE carece de fundamento jurídico alguno. La SGAE pretende enriquecerse injustamente, sin aportar prueba alguna. Es algo insólito", señala.

No es el primer caso de estas características que recogemos en ADSLzone.net. A comienzos de este mismo año la entidad actuaba contra un bar por el mismo motivo a pesar de que los dueños utilizaban el aparato para uso personal ("mero acompañamiento", justificaban) y no para retransmitir contenidos como partidos de fútbol a la clientela del local.