Francia toma el camino opuesto a España e ilegaliza los cartuchos flash de Nintendo DS

La Justicia francesa ha decidido ilegalizar los cartuchos flash para Nintendo DS que, entre otras funciones, permiten la carga de copias de juegos. En España se decidió considerar legales tanto en su venta como utilización este tipo de dispositivos en una sentencia de hace apenas unos meses.

La lucha de Nintendo contra los cartuchos flash en Europa continúa. La compañía japonesa ha conseguido que Francia se una a la creciente lista de países que han tomado decisiones judiciales para prohibir la venta de este tipo de dispositivos. La batalla en los tribunales franceses ha durado cuatro años y finalmente la Justicia se ha posicionado del lado del gigante nipón, que emprendió en 2007 una persecución contra algunos de los mayores importadores y distribuidores de estos cartuchos.

Según la Corte de Apelación de París, Divineo Francia y otras cinco compañías han sido declaradas culpables de la venta de un dispositivo que consideran infringe la propiedad intelectual y que queda ilegalizado. La Corte ha impuesto una fuerte multa de 460.000 euros a los implicados así como una compensación por "daños y perjuicios" a Nintendo de algo más de 4,8 millones de euros.

La compañía se ha mostrado satisfecha con la sentencia del tribunal francés ya que considera que "representa un fuerte mensaje para las compañías francesas que comercian con estos dispositivos en el sentido de que estas actividades son ilegales y no serán toleradas". En el país vecino, según Nintendo, "las personas que se encuentren practicando estas actividades se arriesgan a afrontar penas de cárcel, multas sustanciosas y la obligación de pagar daños y perjuicios a las compañías afectadas".

De este modo, Francia se une a la lista de países europeos donde está prohibida la distribución y venta de estos dispositivos. En ella aparecen países como Países Bajos, Reino Unido, Alemania, Italia y Bélgica. Sin embargo, España no figura en ella ya que los tribunales de nuestro país han dado de momento legitimidad a su venta, puesto que las funciones de estos cartuchos van más allá de la ejecución de copias de juegos en la portátil de Nintendo.

El pasado mes de junio conocíamos la sentencia del juzgado número 1 de Avilés que absolvía a lejandro Fernández, propietario de la tienda Alechip Soluciones Informáticas, donde vendía este tipo de dispositivos. Nintendo abogaba por la ilegalidad de los cartuchos y pidió 23 años de prisión y 840.000 euros de multa para el acusado. No obstante, el tribunal desestimó la acusación de la compañía porque estos dispositivos pueden "realizar múltiples tareas absolutamente lícitas".

Enlaces relacionados:

Conoce toda la actualidad del mundo del videojuego en Gamerzona.com

Nintendo : La existencia de Internet es perjudicial para la industria cultural

La industria asegura que dos de cada tres videojuegos en España son piratas

Voces de la industria del videojuego reconocen el bien que les hace la piratería