Ramoncín y el cabecilla de la trama de la SGAE querían sacar de España el dinero de los autores

Pasan los días y seguimos conociendo más informaciones sobre el escándalo de desvío de fondos millonario en la SGAE. La buena relación entre Ramoncín y el presunto cabecilla de la trama, José Luis Rodríguez Neri, nos deja un nuevo episodio tras las investigaciones de la Guardia Civil.

Ramoncín siempre negó estar implicado en la trama que habría desviado millones correspondientes a compensar a los autores. Es más, cuando se destapó el escándalo hace tres meses, el cantante amenazó con querellarse judicialmente contra todo aquel que lo implicase en el caso. Sin embargo, a medida que se van publicando más informaciones sobre el escándalo y su buena relación con Rodríguez Neri parece menos creíble que desconociese lo que sucedía en la entidad.

Según publica la Cadena SER, el artista y Neri comieron juntos en un restaurante madrileño 15 días antes de que la Policía Judicial iniciase las primeras detenciones en la sede de la SGAE. Durante el almuerzo, según relata la Guardia Civil, que se sentó en una mesa cercana a la pareja, Ramoncín hizo una llamativa pregunta a Neri: "¿Cómo va ese tema de sacar el dinero de los autores fuera de España?". Neri respondió asegurando que el porcentaje que tienen que pagar a Hacienda sería otro.

Tras conocerse este detalle, el artista madrileño ha querido defenderse y ha afirmado que no hablaron de ninguna práctica delictiva sino que lo hacían de los problemas con Hacienda debido a las inversiones de la SGAE en el extrajero. Asimismo, durante esta comida Ramoncín pidió que le vendiera una guitarra y un reloj para saldar una cuenta junto a Neri, lo que confirma que el cabecilla de la trama avaló económicamente al cantante en un "momento complicado".

La compra en el supermercado, a cargo de la SGAE

Por otro lado, el citado medio también ha publicado el presunto destino de los más de 30 millones de euros desviados de las cuentas de la SGAE. Según se publica en información recogida del sumario, "los gastos, las facturas, son totalmente suntuarios. Compras y alquiler de coches, viajes de lujo, apartamentos para el verano, regalos de empresa, joyas, lencería y hasta las compras del supermercado" irían a cargo de la entidad. Como considera el propio sumario, estos gastos "no son propios de una actividad de servicios sino más bien de una economía doméstica".