Cobrar fianza al iniciar una portabilidad, la última moda para evitar los amagos

Los amagos de portabilidad traen de cabeza a los operadores y sobre todo a algunas tiendas que ven como el cliente que han captado finalmente se queda en su compañía después de recibir una contraoferta. Para evitar esta práctica, algunos operadores y distribuidores han comenzado a cobrar una fianza que según la Comisión de Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) es ilegal.

En junio, la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) denunció a The Phone House por cobrar 50 euros a los clientes que cancelaban una portabilidad de forma voluntaria. La compañía indicaba en sus condiciones que "el proceso de portabilidad a otra compañía llevaba asociado el depósito de esta cantidad por gastos de gestión siendo devuelto al usuario una vez tramitada la portabilidad correctamente o en caso de que imposibilidad técnica."

Según publica RTVE.es, este tipo de situaciones se han disparado en los últimos meses sobre todo en tiendas autorizadas ajenas a los operadores. Normalmente, este tipo de establecimientos cobran de la compañía de telecomunicaciones una comisión por cada portabilidad realizada, por este motivo y para evitar los amagos, algunos distribuidores han comenzado a aplicar este tipo de cobros para blindar al cliente.

Esta práctica es ilegal

La CMT prohíbe expresamente esta práctica, solo "autoriza a cobrar 42 céntimos por cancelar la portabilidad fija. En el caso de las portabilidades móviles está terminantemente prohibido cobrar un depósito o fianza. Por este motivo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda acudir directamente al operador para realizar los trámites de portabilidad y evitar este tipo de situaciones.

Enrique García, portavoz de la asociación señala que "no se puede obligar al cliente a que su decisión suponga un coste". Por otro lado, alguna de las compañías argumenta que se trata un gasto de gestión y no de una fianza para realizar la portabilidad. En cualquier caso, este tipo de malas prácticas tiene fecha de caducidad al igual que los amagos una vez que se tarde sólo 24 horas en cambiar de compañía móvil.