La industria del videojuego insiste en luchar contra la piratería forzando a jugar conectado a Internet

En su búsqueda por combatir la piratería, la industria de los videojuegos insiste en fórmulas no exentas de polémica. De nuevo Ubisoft, una de las compañías más conocidas del sector, ha anunciado que obligará los jugadores del Driver San Francisco de PC a tener conexión a Internet.

Nuestros compañeros de Gamerzona.com se hacen eco de la última polémica conocida en el mundo de los videojuegos. Se trata de la controvertida decisión de Ubisoft con la nueva versión de su conocido Driver. Aunque por el momento sólo afectaría a los juegos de ordenador de forma más directa, la compañía desarrolladora también ha planteado otras fórmulas para combatir la llamada "piratería" y el mercado de segunda mano que tanto odian este tipo de compañías.

Su medida, como ya hiciese en títulos anteriores como Assassins Creed II, pasa por obligar al jugador a permanecer conectado a Internet para disfrutar del título, aunque el usuario no esté disfrutando del modo online del mismo, tal y como confirmaron en su cuenta de Twitter con el escueto mensaje "La versión para PC requiere una conexión permanente a Internet". Con esta medida, Ubisoft comprobaría que la copia con la que el usuario está jugando es original de forma continua al hacer pasar el juego por unos servidores de autentificación. Detectada la supuesta copia del juego, de forma remota lo desactivaría.

Se trata, por tanto, de la insistencia en un paso más en la política de DRM que tanta controversia genera. Pero la compañía va más allá, dado que también obligará a los usuarios que compren el juego de segunda mano en cualquiera de las plataformas (tanto PC como PlayStation 3 y Xbox 360) a pagar entre 9 y 10 euros para disfrutar del modo online y el acceso a nuevos contenidos. Se trata del denominado Uplay Passport.

http://www.gamerzona.com/wp-content/uploads/2011/07/driver-cabecera1.jpg

¿Resultará efectiva esta medida? A tenor de lo visto con anterioridad se plantean grandes dudas al respecto. El citado caso del videojuego protagonizado por Ezio es el más claro ejemplo de fracaso con este tipo de actuaciones. El sistema, similar al que llevará el Driver San Francisco, generó grandes problemas incluso a jugadores copias originales del título que llevó a Ubisoft a regalar copias originales del título. Además, este DRM no tardó en ser "crackeado" para mayor sonrojo de la editora francesa.

Enlaces relacionados:

Conoce la actualidad del mundo de los videojuegos en Gamerzona.com

El sector del videojuego facturará 52.000 millones de euros en 2011. ¿Tanto daño hace el P2P?

La industria del videojuego aplaude la Ley Sinde y culpa a la piratería de la caída en sus ingresos

Las normas antipiratería como la Ley Sinde son un ataque directo a la libertad de expresión