Las entidades de gestión critican a las empresas por pedir el fin del canon

Las entidades de gestión de derechos de autor han respondido a la petición realizada ayer por parte de las empresas de tecnología españolas en referencia a la supresión del canon digital. Su portavoz, Rafael Sánchez, afirmó que las empresas del sector no se enteran "de lo que ocurre en el mundo".

Según leemos en Nación Red, no han sentado nada bien a la SGAE y entidades similares las críticas al canon por parte de la patronal de empresas de Tecnología de la Información y la Comunicación (Ametic). En el día de ayer, solicitaron al Gobierno que deje de ignorar las sentencias judiciales que declaran esta tasa ilegal en su actual aplicación a empresas, entidades y profesionales por ser "indiscriminada" y "abusiva".

La respuesta del portavoz de las entidades contra las empresas ha sido rotunda. "Quien hace fraude son las empresas. Para acabar con el fraude fiscal no nos cargamos los impuestos, sino que hay que luchar contra el fraude y que todos cumplan", señaló su portvoz Rafael Sánchez, que acusó a las empresas de "incumplir la ley".

Diferentes interpretaciones de la sentencia del TJUE

Asimismo, Sánchez señaló que la petición de Ametic, "va contra" la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en tanto que el Estado debe garantizar una compensación por copia privada. No obstante, estas palabras caen por su propio peso, porque tal y como señaló dicha sentencia, los soportes y dispositivos electrónicos no son utilizados por empresas e instituciones para copiar contenidos protegidos con derechos de autor, sino para sus propios fines, por lo que no tiene sentido que sean éstos quienes compensen a los artistas por las copias privadas.

Las palabras de Sánchez sólo pueden ser entendidas desde el dolor que produce la pérdida de ingresos millonarios que le supondrá a las entidades de gestión el fin del canon aplicado a las empresas. Algunas de ellas como Dell y Nokia ya han dejado de pagar esta tasa gracias a una resolución judicial. Lo más triste es que el Gobierno no haya reformado aún la legislación sobre este gravamen a pesar de estas sentencias en los tribunales.