Los operadores y fabricantes de tecnología piden al Gobierno la supresión del canon urgentemente

Los fabricantes tecnológicos y los operadores de telecomunicaciones, agrupados en la patronal Ametic, se impacientan ante la excesiva tardanza del Gobierno en modificar la actual aplicación del canon digital. Por ello han pedido al Ejecutivo que acate las resoluciones judiciales dictadas tanto en España como en Europa.

Según leemos en El País, Ametic ha instado al Gobierno a suprimir "con carácter urgente" el canon digital que las empresas y administraciones pagan por los soportes y equipos suceptibles de almacenar y copiar archivos con derechos de autor. Jesús Banegas, su presidente, señaló que han de cumplirse las "leyes y sentencias judiciales".

Recordemos que en octubre de 2010 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea consideró ilegal la actual aplicación de este gravamen a empresas e instituciones ya que el uso de este material no es para almacenar copias privadas de contenidos con copyright y que no han de ser ellos quienes compensen a los artistas. El TJUE absolvió del pago a la empresa catalana Padawan y obligó a España a modificar la legislación. La respuesta del Gobierno hasta ahora ha sido la negociación sin ningún resultado legislativo.

Banegas afirma que el Gobierno está ignorando tanto esta como la sentencia de la Audiencia Nacional del pasado mes de marzo que anuló la orden reguladora del canon aprobada en junio de 2008. "Es un impuesto anacrónico e injusto que sólo aplican apenas una veintena de países en todo el mundo". Asimismo, puso como ejemplo a Holanda, que ha decidido eliminarlo. Francia ha sido el último país en eximir a empresas, profesionales e instituciones del pago de esta tasa gracias a la sentencia del tribunal de la UE.

El presidente de Ametic propuso fórmulas imaginativas "y en ningún caso un impuesto general como el que se está ensayando en Noruega". "¿Por qué compensar a los músicos y no a los toreros? ¿O los periodistas? ¿O a los empresarios?", se preguntó Banegas. Entre estas alternatias se propone que los artistas apliquen un "sobreprecio" a sus productos, "de uno o dos euros o lo que sea", aclarando en la etiqueta que ese importe corresponde al canon por copia privada.

Así pues, la reforma del canon sigue creando ampollas en varios frentes dada la exasperante lentitud con la que el Gobierno se esta tomando el tema, lo que contrasta con la rapidez con la que se aprueban otras medidas. Un ejemplo de ello fue la Ley Sinde, norma a la que por cierto también se opone Ametic como solución para acabar con la llamada "piratería".