Los errores en la facturación generan el mayor número de reclamaciones contra los operadores

El sector de las telecomunicaciones continúa acaparando un ingente número de reclamaciones en nuestro país. Según la última lista publicada, los errores en la facturación en telefonía móvil y ADSL causan el 40% de estas quejas, mientras que los usuarios se encuentran en una situación de total indefensión.

Lento caminar el de las medidas destinadas a proteger a los usuarios en sus relaciones con los operadores de telecomunicaciones, que siguen generando un enorme número de reclamaciones. No han sido pocas las veces en las que hemos advertido esta situación, la cual parece continuar sin que se atisbe en el horizonte un final definitivo.

La AI se hace eco de los últimos datos publicados por la Oficina de Atención al Usuario de las Telecomunicaciones (OAUT) del Ministerio de Industria. Estos datos oficiales confirman que los asuntos referidos a la facturación generan casi la mitad de las reclamaciones del sector (un 40%).

Este dato refleja, por un lado, que cada vez existe un número mayor de usuarios dispuestos a reclamar y, por otro, que las compañías siguen equivocándose demasiado a menudo a la hora de cobrar a sus clientes. Dado que no es difícil deducirlo, la mayoría de estas quejas se producen por facturas más elevadas de las esperadas, algo que deja en muy mala posición al usuario por la obligación de primero tener que pagarlas para no evitar tener problemas de morosidad.

Quejas en torno a la tramitación de bajas y altas

El siguiente motivo de reclamaciones por parte de los usuarios con un 26% es el referido a las bajas. En muchas ocasiones los operadores incurren en fallos a la hora de tramitar las bajas de sus clientes u obstaculizan los procesos para que los consumidores se den de alta con otras compañías. Asimismo, el 16% de las quejas hacen referencia al proceso de alta con los operadores. Esta lista la cierra el 14% referido a las interrupciones del servicio de telecomunicaciones

Como ya hemos visto en otras ocasiones, el elevado número de reclamaciones en este sector ha llegado a colapsar el Sistema Arbitral de Consumo. Hace unas semanas la asociación de consumidores UCE cifraba en 50.000 las reclamaciones registradas en 2010 y van ascendiendo respecto a años anteriores. Mientras tanto, las autoridades no impulsan medidas firmes para que se actúe con mayor contundencia y eficacia en este sentido.