PSOE y PP faltan a su palabra e incumplen su promesa de reforma del canon digital

Cada vez es menos noticia que los partidos mayoritarios españoles falten a su palabra y ni siquiera se disculpen por ello. El último ejemplo lo tenemos con el caso del canon digital, tasa que se comprometieron a reformar "en el plazo de tres meses". Era el mes de febrero y ya se ha cumplido dicho plazo sin novedad al respecto.

Como podemos leer en Nación Red, la promesa de Gobierno y el partido mayoritario en la oposición, el Partido Popular, sobre el canon digital ha sido incumplida. La formación popular brindó su apoyo al actual Ejecutivo para sacar adelante la polémica Ley Sinde con la condición de reforma del canon que grava soportes y dispositivos electrónicos para compensar a los artistas por la copia privada.

Era el mes de febrero y el plazo dado de tres meses para esta reforma ha expirado. Es más, mucho nos tememos que dicha reforma no llegará hasta entrado el próximo otoño, y todo ello con el agravante de las sentencias judiciales dictadas tanto desde Europa como desde los propios tribunales españoles que urgen a cambiar un impuesto que es considerado indiscriminado y abusivo.

Hasta ahora ni el Gobierno ha movido apenas ficha para cambiar esta tasa ni el PP ha exigido que así se haga, ya que en el fondo ambas formaciones parecen tener similares conceptos de la propiedad intelectual como demostró su apoyo a la Ley Sinde, teledirigida desde Estados Unidos por su poderosa industria cultural. Sólo unos meses antes de las elecciones, y con el único fin, a tenor de lo visto, de sacar rédito electoral, el PP pidió la derogación del canon digital, pero de nuevo parece un discurso de cara a la galería. No en vano, la tasa también existía bajo el mandato del último Gobierno popular sin que hubiese intención de reformarlo y mucho menos de acabar con él.

Mientras, otros países como Holanda sí toman cartas en el asunto y deciden eliminar este modelo de compensación para los autores. Una tasa que, según un reciente estudio elaborado por ENTER (Centro para el Análisis de la Economía Digital), provoca pérdidas. El mismo informe advierte de la necesidad de sustituirlo por otro modelo al ser perjudicial para el sistema económico tanto a nivel macro como microeconómico.

Así pues, parece que los grandes partidos están dispuestos a seguir indignando a los ciudadanos españoles. La reforma del canon o su eliminación es el único camino que deben seguir pero no parecen tener prisa por tomarlo y ni mucho menos vergüenza para realizar lo prometido.