El tráfico de servicios como Megaupload y Rapidshare crecerá un 600% en 2015

Las descargas directas de servidores como Megaupload y Rapidshare multiplicarán de forma considerable el tráfico en la Red en los próximos cuatro años. Así lo considera Cisco, cuyo último informe considera que en ese año el tráfico de estos servicios se habrá visto aumentado en un 600%.

El último estudio de Cisco vuelve a incidir en el enorme crecimiento que se espera tengan los servicios de descarga directa en los que Megaupload, Rapidshare o Mediafire son referentes a día de hoy. A pesar de la persecución que sufren por parte de la industria cultural, que los considera responsables directos de contribuir con la piratería al alojar en ocasiones contenidos protegidos con derechos de autor, parecen el camino a seguir para las descargas sustituyendo al elevado tráfico actual de las redes P2P como eMule o BitTorrent.

En el informe se señala que en 2015 que estos servidores generarán un tráfico de 5,680 petabytes al mes. En la actualidad también están en auge, en especial en aquellos países como Francia, donde se persigue a los usuarios de programas P2P en caso de descargar determinados archivos protegidos con copyright a pesar de compartirlos sin ánimo de lucro.

Asimismo, la compañía también señala que a pesar de que el intercambio de archivos perderá cuota de aquí a cuatro años, pasando del actual 40% al 24%, el tráfico en estos servicios se verá duplicado dado que crecerán el tamaño de los archivos intercambiados y se desarrollará en determinadas regiones como América Latina o Europa Central. En concreto se señala que estos servicios alcanzarán los 14 exabytes al mes.

La tendencia que se sigue marcando es el aumento en el tráfico de los servicios de streaming de vídeo como YouTube o Netflix. Este último, aún no disponible en nuestro país, ofrece películas y series a un precio reducido, pagando el usuario una cuota mensual que le permite acceder a un amplio catálogo de títulos. Su incremento en los últimos meses ha sido espectacular y por primera vez en la historia se ha conseguido que el streaming de vídeo de pago supere al clásico P2P.