Portabilidad en un día: Se cierra la puerta a las contraofertas de los operadores

La pasada semana se aprobaba el proyecto de ley que modifica la actual Ley General de Telecomunicaciones. Entre las medidas que introduce está el reducir trámite de las portabilidades móviles de una a otra compañía a un plazo máximo de un día, lo que supondrá que los operadores no podrán contraofertar para intentar retener a los usuarios.

Nuevas reglas de juego las introducidas por el Ejecutivo en el sector de las telecomunicaciones. En esta ocasión nos referimos a la que afecta a las portabilidades, el cambio por parte de los usuarios de un operador a otro tanto a nivel de telefonía y banda ancha fija como móvil. Precisamente estos cambios de compañías se encuentran en pleno auge y con la nueva medida se pretende que así siga siendo y que se fomente la competencia.

Como leemos en CincoDías, el llamado "amago" para cambiar de operador podría tener los días contados. Hasta ahora no han sido pocos los usuarios que han hecho saber a su compañía que se disponían a cambiar de operador para escuchar la contraoferta que ésta les hacía con el motivo de retenerles en sus filas. Descuentos, tarifas rebajadas y terminales de última generación son las principales bazas que juegan los operadores para intentar evitar que el usuario acabe con un contrato con la competencia.

El proceso de cambio de operador duraba hasta ahora cinco días hábiles, periodo que permitía a los operadores contraofertar con holgura. Sin embargo, siguiendo las directrices marcadas por Europa, el Gobierno ha reducido este plazo por ley a un único día para que los usuarios no teman quedarse sin línea durante unos días y que exista mayor competencia. El daño colateral lo sufren a la hora de realizar las citadas contraofertas. "¿Contraofertar en menos de 24 horas? Imposible", asegura una fuente de las compañías al citado medio.

No obstante, hay quien ya ve que esta medida incluso reducirá las portabilidades. "No hay una demanda social de acelerar la portabilidad. Más bien es al contrario, lo que quieren es tiempo para que se les contraoferte", explica otra fuente. Lo cierto es que el número de portabilidades que se cancelan en nuestro país es todavía muy alto. Los denominados "amagos" suponen un 40% lo que evidenciaría que al usuario no le disgusta "jugar" con su operador para ver qué le ofrece éste.

Aunque el proceso aún no está muy claro cómo se articulará, en países como Reino Unido su organismo regulador de las telecomunicaciones (el equivalente a la CMT en España) ya lo ha hecho para que se dé en un plazo de 24 horas. Las grandes compañías serán las más perjudicadas, aunque puede que esta medida también suponga que mejoren el trato a sus actuales clientes para que éstos no opten por cambiar de operador. ¿Y tú, qué opinas de la nueva medida?