González-Sinde menosprecia la guía para evitar la censura de su ley

González-Sinde menosprecia la guía para evitar la censura de su ley

Redacción

La ministra de Cultura, Angeles González-Sinde, se ha vuelto a mostrar firme en su compromiso para acabar con determinadas páginas en la Red porque asegura que su existencia supone "una catástrofe económica y cultural". Además, ha menospreciado el "Manual de desobediencia a la Ley Sinde".

Nuevas declaraciones de la gran impulsora de la ley antidescargas en nuestro país, la conocida como Ley Sinde. La ministra ha calificado el "Manual de desobediencia a la Ley Sinde" creado por el grupo Hacktivistas.net como "algo anecdótico" que tendrá "su acogida". Dicha guía, creada en colaboración con la editorial Traficantes de Sueños y el periódico Diagonal, da unas directrices básicas legales para saltarse esta polémica ley y "proporcionar las claves para mantener intacta la libertad de expresión y el derecho a la cultura de todas las personas".

Sin embargo, la expresidenta de la Academia de Cine considera que su ley es necesaria para que exista "Internet para todos, con precios competitivos, asequible y que sea un verdadero instrumento de difusión de conocimiento y cultura tiene que haber unas mínimas normas de convivencia", en declaraciones a la agencia EFE recogidas por elmundo.es.

La ministra reincidió en sus declaraciones y en otras de artistas españoles que apoyan esta normativa para cerrar páginas que son legales en nuestro país como han demostrado las numerosas sentencias judiciales y utilizó palabras como "expolio" para calificar este tipo de webs. "La cultura es algo que nos beneficia a todos, e intentar el expolio y la destrucción, sea de unos edificios del siglo XIX o principios del XX, que tienen una azulejería muy particular, o sea distribuyendo sin remuneración ninguna para los autores sus obras supone una catástrofe económica y cultural", afirmó.

Además, se mostró orgullosa por la posibilidad de que la Comisión Europea se fije en "su" ley para aplicarlo en todo el territorio de la Unión. La ministra aseguró que su modelo es "constructivo" y "que hace todos los derechos compatibles", algo que no queda tan claro si nos atenemos a la jurisprudencia ya dictaminada en nuestro país respecto a webs que ahora serán perseguidas gracias a la entrada en vigor de la Ley Sinde.

Por otro lado, no es la primera vez que González-Sinde compara las descargas y las páginas de enlaces con un "robo". En diciembre de 2010 y a propósito del debate parlamentario sobre la norma, aseguró que "quien abre un establecimiento de hostelería y tiene que vender los refrescos y los vinos que haya adquirido en las bodegas, no los que haya sustraído de los almacenes de las fábricas porque no reportaría beneficio a la colectividad ni a los bodegueros ni a quienes recogen la uva ni a quienes transportan las botellas de vinos".