Los creadores del programa P2P LimeWire pagarán 73 millones de euros a las discográficas

Multa histórica la que han aceptado pagar los propietarios del programa de intercambio de archivos musicales LimeWire. En total tendrán que hacer frente al pago de 105 millones de dólares (algo más de 73 millones de euros) al grupo de 13 compañías discográficas que reclamaban esa cantidad como compensación por infringir los derechos de autor.

Punto final a cinco años de litigio entre los responsables del programa P2P LimeWire y la poderosa industria musical. El pacto alcanzado de forma definitiva hará que las discográficas, entre las que se encuentran Sony Corp, Vivendi SA, Warner Music Group Corp y EMI entre otras, se vean compensada de forma millonaria por parte de los creadores, condenados en Estados Unidos por infringir con su programa los derechos de autor.

Desde octubre de 2010 el programa permanecía cerrado después de haber sido creado en el año 2000. Su funcionamiento se basaba en el intercambio de archivos peer to peer entre los usuarios. Hace exactamente un año la jueza estadounidense de distrito Kimba Wood falló contra el popular software de descargas. En su sentencia señaló que la compañía Lime Group "optimizó el programa para asegurarse de que los usuarios puedan descargar discos, los cuales en su gran mayoría están protegidos con copyright".

Según el juez, LimeWire "participó de forma activa fomentando la violación de la propiedad intelectual llevada a cabo por sus usuarios". Además, aceptó, tal y como reclamaban las compañías demandantes, el factor de "competencia desleal con las discográficas". Estas consideraban que el programa P2P les impedía competir en el mercado de una forma justa.

Las discográficas exigían billones como compensación

El acuerdo alcanzado entre los miembros de Lime Group ha evitado una sentencia mucho mayor. Las compañías alegaban que este programa les habría causado pérdidas por valor de miles de millones de dólares. De hecho, sus pretensiones iban incluso por encima de los ingresos que habría generado toda la industria musical en su historia, al reclamar nada menos que 75 billones de dólares (más de 53 billones de euros), algo a todas luces exagerado y calificado como "absurdo" por la propia jueza del caso.

De poco ha valido demostrar a Mark Gorton, fundador del programa, que los rendimientos económicos de LimeWire fueron ostensiblemente inferiores a los reclamos de la industria, aunque las discográficas aseguran que los responsables del programa P2P lograron 26 millones de dólares sólo en 2006.