Alejandro Sanz y Ana Torroja podrían esquivar a Hacienda mientras llaman ladrones a los internautas

Llega el mes de abril y la hora de hacer cuentas con la Agencia Tributaria por parte de los ciudadanos españoles. Los artistas españoles también tienen que hacerlo y diversas informaciones apuntan sobre la oscuridad de algunas como las de Alejandro Sanz o Ana Torroja, personajes que en los últimos meses han insistido en el robo que les suponen las descargas.

Paradójicas informaciones las que hemos conocido en las últimas horas sobre dos de los artistas más comprometidos con la criminalización de los usuarios que intercambian archivos en la Red. Nos referimos a Alejandro Sanz y Ana Torroja. El primero de ellos saltó a la palestra tras unas polémicas declaraciones en Twitter tras el primer rechazo parlamentario a la Ley Sinde, declarando que en nuestro país "se protege al pirata, al proxeneta de las canciones robadas". La ex cantante de Mecano también se posicionó a favor de leyes restrictivas contra los usuarios.

Alejandro Sanz, la viga en el ojo propio

Según publicó Extraconfidencial.com, Alejandro Sanz no presenta el resultado de sus cuentas en España desde el año 2007. El medio apunta a que el holding empresarial en España del cantante madrileño es de auténtica ingeniería financiera. El artista es, en apariencia, tan sólo es titular de una sociedad, Alkazul SL, creada en 1991 y con el capital mínimo exigido de 3.000 euros. En 2007 consiguió 19,2 millones en ventas y un beneficio de 5,3 millones de euros. Pero esta sociedad tiene a su vez otras participaciones, como un 20% en Inmogazul, la sociedad inmobiliaria de Alejandro Sanz que tenía hace tres ejercicios más de 4 millones en activos y dos sociedades en el extranjero, Gazul sucursal en Suiza y Alja Productions Inc, su filial en Florida.

Llama la atención cómo alguien que no tiene sus cuentas claras con el Estado español sea capaz de señalar con el dedo a los internautas y calificarles como "talibanes de Internet" que "nos llevarán a su anarquía perversa". "Ustedes pueden decirme a mí lo que quieran, pero aquí, los fascistas y los peseteros son ustedes que le impiden a los nuevos talentos tener un futuro, que no les importa que los trabajadores de la cultura que pierdan su trabajo", declaró el pasado mes de enero en Twitter. Su retahíla de duras palabras acabó con un "a mí me podéis decir lo que queráis, yo tengo mi vida resuelta". Desde luego, que le salen las cuentas, aunque no las presente.

Posibles delitos de Ana Torroja

En una posición similar se encuentra Ana Torroja, ex cantante del grupo Mecano. En septiembre de 2010 fue una de las firmantes del conocido como Informe Gallo, documento que pedía impulsar medidas por parte de los gobiernos europeos contra los usuarios y los sitios web con enlaces a páginas P2P. Aparte de Torroja, en la polémica carta de apoyo al texto aparecían nombres de personas ya fallecidas o cantantes españoles como David Bisbal, Luis Eduardo Aute, Dani Martín, Edurne o Soraya.

Y mientras la cantante se dedica a firmar este tipo de cartas, Hacienda le atribuye el impago de más de 1 millón de euros en impuestos. Así lo publica Diariodemallorca.es, que informa de que durante la pasada década podría haber ocultado a la Agencia Tributaria esta cantidad millonaria derivada de actividades artísticas a través de un complicado entramado societario en España para eludir impuestos. Estos delitos fiscales podrían acabar con Ana Torroja en prisión si así se demuestra.

Siempre hay que respetar la presunción de inocencia tanto de estos personajes como de los ciudadanos, pero, ¿qué derecho tienen ellos a acusar y llamar ladrones a los internautas? Esperemos que aclaren su situación, no vaya a ser que se demuestre quién roba realmente, y no precisamente las canciones de un disco.