Tras llamar friquis a los internautas, Pau Donés pide que se compre su disco

Tras llamar friquis a los internautas, Pau Donés pide que se compre su disco

Redacción

El cantante del grupo Jarabe de Palo vuelve a salir a escena. En esta ocasión lo hace para pedir al público que gaste 11,95 euros en un disco en el que asegura haber invertido 120.000 euros. Después de haber calificado a los internautas como "cuatro friquis" por estar en contra de la Ley Sinde, Donés vuelve a dejar nuevas perlas en su afán de criticar el P2P.

En una entrevista concedida a 20minutos.es, Pau Donés vuelve a arremeter contra los usuarios que comparten contenidos en Internet. El artista ha aprovechado la promoción de su nuevo disco, "¿Y ahora qué hacemos?", para cargar de nuevo contra los usuarios y la piratería, defendiendo su derecho a "quejarme cuando alguien me roba".

"Estamos hablando de páginas en las que se comparten archivos, ya sean canciones o imágenes. No seamos cínicos: eso no es legal. Hay que proteger la propiedad intelectual", señala el cantante de Jarabe de Palo. Ante esta rotunda afirmación cabe preguntarse desde cuándo no es legal compartir canciones o imágenes sin ánimo de lucro. Por ahora la legislación española no prohíbe que se compartan estos contenidos ni a través de la Red ni fuera del mundo virtual. Sin embargo, en el mundo de ficción de Pau Donés parece que sí.

El artista prosigue con su ristra de despropósitos: "A lo mejor, el tío que utiliza un P2P para descargarse música tiene una hija a la que, un día, un cabrón le hace una foto cuando está en la playa y luego la cuelga en una web de contactos. Y entonces él se caga en el P2P". Incluso el entrevistador califica esta comparación como "pillada por los pelos", pero el cantante niega que esto sea así.

Como no podía ser de otra forma, Donés pide a los usuarios que compren su nuevo trabajo. "Me he gastado 120.000 euros en hacer este disco. Pagar 11,95 euros por él no es caro. Así que, por favor, págalos". Su petición llega después de los insultos que profirió hace unos días a los más críticos con la Ley Sinde antidescargas, enarbolada por el cantante como bandera de los derechos de los artistas, al calificarles de "cuatro friquis".

Así pues, una nueva retahíla de declaraciones tan poco fundadas como desafortunadas que podrían tener un efecto contrario al buscado por el artista aragonés. "Soy un bocazas", advirtió antes de la entrevista. Autodefinido queda.