Sony busca expertos en seguridad para lanzar una nueva PlayStation 3 infranqueable

El primer paso en la solución de un problema es admitir su existencia. Aunque a Sony le costó reconocer el que se creó al publicarse las claves de seguridad de su PlayStation 3, la compañía continúa dando pasos para intentar solventarlo, aunque lo más probable es que se vea abocada a lanzar una nueva versión de la PS3, sobre la que ya estaría trabajando.

El medio británico The Inquirer se hace eco de los presuntos nuevos planes que maneja Sony para acabar con el problema de seguridad que se generó a comienzos del pasado mes de enero tras salir a la luz las claves de seguridad de su PlayStation 3. La compañía nipona se encontraría en proceso de búsqueda y selección de expertos antipiratería.

Según las ofertas de trabajo, para un consejero y asistente legal antipiratería y de protección de marca, se espera que "colaboren con otras organizaciones antipiratería, incluyendo aquellas afiliadas a las compañías de Sony Computer Entertainment, Sony Corporation, y la asociación de la industria de videojuegos, la Entertainment Software Association".

Asimismo, ha cobrado fuerza en las últimas horas el rumor que apunta a que Sony estaría trabajando en una nueva versión de PlayStation 3 a prueba de hackers. Según se señala desde Niubie, aparte de una seguridad reforzada para no permitir la ejecución de software casero ni de copias de juegos, contaría con un disco duro de 300 GB y mantendría el precio actual. Este plan vendría a reforzarse con una fuerte rebaja en el precio de las actuales PS3 para deshacerse así de las consolas pirateables.

El plan ya ha despertado la reacción del conocido desarrollador independiente GeoHot, imputado por Sony por el hackeo de la PlayStaion 3. Este ha afirmado en su blog que "no es una batalla que Sony pueda ganar en los tribunales" y comparó el problema de la piratería con la "guerra contra las drogas", dado que "cuando se acaba con un punto de venta de drogas legalmente, no tarda en aparecer otro". Por este motivo, animó a Sony a cambiar su estrategia de un modo más profundo si no quiere que el problema de la piratería continúe afectándole.