Hallada una posible solución para evitar los baneos con PlayStation 3 pirateadas

La guerra entre Sony y los usuarios de PlayStation 3 modificadas gracias a la publicación de las claves de seguridad de la consola podría dejar los primeros daños colaterales. Estos podrían ser los usuarios más incautos a los que otros podrían arrebatar el ID de su consola en caso de ser válido para poder jugar online.

Según podemos leer en ElOtroLado.net, eludir los baneos en PlayStation Network podría ser más sencillo de lo esperado en un primer momento. La semana pasada Sony anunciaba que comenzaría a expulsar de su servicio online a todos los usuarios cuyas PlayStation 3 fuesen detectadas como modificadas. Tras conocerse la expulsión de un grupo reducido de jugadores, podría haberse descubierto una solución para que volviesen a jugar en red por Internet.

Se trataría de un cambio en el ID de la consola. Por ahora, si éste es cambiado por un valor vacío pueden regresar a PSN. Sony podría solucionar este fallo, aunque lo que no es posible es utilizar ID ficticios. De este modo, los ID válidos podrían ser una informarción muy valiosa y desde EOL se advierte que determinados custom firmwares o homebrew maliciosos podrían servir para robar esta información de los usuarios más incautos, por lo que se recomienda no ejecutar en la PS3 ningún software de procedencia no segura.

Asimismo, en el foro de la web se puede leer un completo FAQ sobre las cuestiones referidas a los baneos de usuarios y las posibles alternativas para disfrutar del modo online con las consolar modificadas. Lo que parece claro es que ni Sony ni la scene están dispuestos a rendirse, por lo que continuarán las noticias sobre esta guerra.

Recaudación de fondos para el juicio a GeoHot

Por otro lado, también hemos conocido en las últimas horas la campaña de recaudación de fondos para GeoHot, uno de los desarrolladores independientes a los que Sony acusa por haber publicado las claves y herramientas para modificar la PS3 y que ha sido llevado a juicio por la compañía japonesa. El hacker pide colaboración para "combatir a Sony con armas legales" ya que no está de acuerdo con que Sony prohíba que el legítimo titular de una consola no pueda modificarla.