El Ministerio de Cultura responde con silencio absoluto a las presuntas irregularidades del canon

Mutismo absoluto. Esta es la respuesta del Ministerio de Cultura ante las irregularidades denunciadas por la plataforma Todoscontraelcanon.es respecto al canon digital y las posteriores amenazas por parte de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Dos semanas han pasado desde entonces y no existe postura oficial alguna en este sentido.

A través de Nación Red conocemos que las asociaciones que decidieron acudir a la Fiscalía Anticorrupción para denunciar la apropiación indebida de 50 millones de euros en concepto de canon, exigen ahora explicaciones a la ministra de Cultura, Angeles González-Sinde, sobre este asunto. Para ello han solicitado tanto una reunión con la política como que se esclarezcan de una vez los hechos.

En una nota de prensa publicada por las asociaciones demandantes solicitan "que por parte del Ministerio, y para esclarecimiento de los hechos, se aporten a las diligencias abiertas en Fiscalía Anticorrupción, correspondientes al Registro de Entrada 159/2011 la totalidad de las auditorias obligatorias de las Entidades de Gestión españolas, así como las de sus grupos empresariales, auditorias que deben estar, por ley, en manos de este Ministerio. A las auditorías deberá acompañárseles, además, la totalidad de las declaraciones o peticiones de carácter económico que las mismas hayan realizado".

Resulta cuanto menos criticable que por parte de este ministerio hasta ahora no haya existido pronunciamiento alguno sobre la situación denunciada. Las asociaciones cifraban en 50 millones de euros la cantidad no repartida entre los autores por parte de las entidades de gestión de los derechos de autor. Ante esto, la SGAE respondió con una amenaza de querella por calumnias contra los demandantes.

Sin embargo, la situación se ha tornado aún más turbia en torno a las cantidades no repartidas entre los socios de estas entidades. Hace unos días os informábamos de que la cantidad no repartida era de 480 millones de euros en los últimos años, un dinero que las gestoras decidían emplear en negocios privados como la adquisición de museos.

¿Respuesta hasta ahora por parte del Ministerio después de conocerse esos datos? La misma que semanas atrás: ninguna. Quizá vaya siendo hora de que Cultura atienda a las solicitudes por parte de esta plataforma y dé una postura oficial al respecto, aunque a estas alturas incluso esta posibilidad se antoja inexplicablemente complicada. Al fin y al cabo es el mismo Ministerio que aún no se ha pronunciado sobre otros temas como las presiones recibidas por parte de Estados Unidos para la aprobación de su ley estrella: la Ley Sinde.